Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 3 de agosto 2021
03/08/2021
Síguenos

Periódico Alma Máter

UdeA Noticias
Academia Ciencia

Colombia fuera del mapa como productor de vacunas

17/06/2021
Por: Julián David Ospina Sánchez - Periodista

En 2001 Colombia dejó de producir vacunas para humanos, según el informe de la Contraloría General de la República. En tiempos de pandemia, el Pecet y la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia explicaron las implicaciones actuales de haber tomado esta decisión y las posibilidades de volver a producir los antídotos en el país, aunque sea bajo la modalidad de maquila.

Ilustración: Carolina Gomes.

En 1897 las investigaciones del médico veterinario colombiano Jorge Lleras Parra llevaron a la producción de una vacuna contra la viruela en las que perfeccionó y adaptó a las condiciones del país el descubrimiento del inglés Edward Jenner en 1796, según lo publicado en el volumen 28 de la Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Desde ese momento Colombia incursionó en la producción de biológicos, primero en el Parque de la Vacunación, fundado por Lleras Parra, y luego en el Instituto Nacional de Salud —INS—, que fabricó antídotos contra la difteria, el tétano, la fiebre amarilla, la rabia humana y la tuberculosis. Algunos de estos fueron exportados a otros países.

Sin embargo, desde 2001 a nivel nacional no se produce ninguna vacuna para humanos ni se tiene la capacidad de maquilar antídotos desarrollados en el exterior. Así lo constató la Contraloría General de la República en un informe del 3 de noviembre de 2020 en el que hizo un análisis sobre la pandemia por la covid-19 en Colombia.

¿Por qué el país bajó la guardia en la producción de vacunas? Las exigencias de buenas prácticas de manufactura, el cumplimiento de requisitos internacionales y la negociación masiva con las farmacéuticas por parte de la Organización Panamericana de la Salud —OPS— para entregar de manera gratuita las vacunas del plan ampliado de inmunización, fueron algunos de los obstáculos para continuar con la producción nacional.

«El INS no tenía cómo cumplir con los nuevos estándares ni competir en materia de costos», explicó Iván Darío Vélez, director del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales de la Universidad de Antioquia —Pecet—.

Se necesitaba una intervención económica significativa por parte de los gobiernos para que el INS pudiera seguir con la fabricación de biológicos, pero se decidió suspender su trabajo y fue un desacierto, recalcó Claudia Marcela Vélez, profesora de la Facultad de Medicina de la Alma Máter.

«En tres procesos productivos no se puede depender de otros países: vacunas, medicamentos y alimentos, porque cuando llegan las guerras o pandemias, como en la actualidad, lo primero que hacen los Estados es detener las exportaciones para atender sus propias necesidades», advirtió.

Para los académicos, lo ocurrido en Colombia evidencia una falta de visión de largo plazo y la desconexión del trabajo gubernamental con las farmacéuticas y la academia para buscar alternativas viables con inversiones importantes. Así lo expresó también Carlos Guillermo Garcés, pediatra infectólogo de la Universidad de Antioquia.

La propagación de la covid-19 y la necesidad de contar con antídotos de manera oportuna para lograr la inmunidad de rebaño en el menor tiempo posible, muestran que esta dependencia de otras naciones es una verdadera limitante en materia de salud pública. Para Garcés, esto no solo ocurre con las vacunas, sino también «con los medicamentos para atender las necesidades de las unidades de cuidados intensivos».

«Sin ninguna duda las crisis nos permiten avanzar. En nuestro caso la pandemia puede ser la salida de la dependencia total en la producción de vacunas y medicamentos», profesor Iván Darío Vélez. 

¿Puede Colombia volver a producir vacunas?

La respuesta de los académicos es sí: el país tiene las capacidades para reactivar la producción de vacunas. Sin embargo, lograrlo dependerá, según dicen, de que se generen iniciativas público-privadas y se cuente con el apoyo permanente de las universidades. «Es trabajar hombro a hombro entre el Gobierno, industriales y academia, porque podemos sentarnos a quejarnos o poner toda nuestra energía y capacidades para construir un nuevo futuro», manifestó el profesor Iván Darío Vélez.

Para el director del Pecet, por sus avances en materia científica, Medellín está preparada para tener una fábrica de producción de biológicos que cumpla con todas las condiciones de buenas prácticas y calidad internacionales.

«Contamos con el talento humano, el Comité Universidad Empresa Estado, un ecosistema de innovación, Ruta N y los múltiples laboratorios en las universidades que vienen trabajando juntos. Se necesita voluntad política por parte de los gobernantes para facilitar los procesos y estudios de factibilidad para que los inversionistas se convenzan y le apuesten al reto», explicó.

Teniendo en cuenta la crisis mundial por el SAR-CoV-2, en el corto plazo para Colombia una de las metas podría ser la fabricación, bajo la modalidad de maquila, de algunos componentes de las vacunas que ya existen. 

«Es la forma de volver a este campo de trabajo, entrenarnos, desarrollar nuestras capacidades y adquirir experiencia», dijo la profesora Claudia Marcela Vélez. Sin embargo, aún en Colombia no hay ningún plan gubernamental que clarifique el panorama. Sobre el tema, el presidente de la República Iván Duque dijo en una entrevista en Caracol Radio el 2 de abril que, «aunque esta iniciativa beneficiaría al país, aún hace falta bastante tiempo para que se haga realidad».

Según Garcés, para lograrlo se necesitaría ampliar la capacidad de los laboratorios de biología molecular y la adquisición de los insumos necesarios para desarrollar la parte seleccionada del proceso de producción. «Aquí es muy importante que la academia deje de satanizar todo lo que provenga de la industria farmacéutica para poder trabajar en equipo», señaló.

Así que, por ahora, mientras el país concreta una nueva apuesta para entrar al terreno de la producción de vacunas, los colombianos seguirán expectantes del «gota a gota» en el que se ha convertido la esperanza de la inmunización por la covid-19. Lo cierto es que la ciencia ha sido confrontada por esta pandemia y se han evidenciado los vacíos de los diferentes sistemas de salud del mundo. Por ello, para el profesor Iván Darío Vélez, el gran reto del presente para Colombia es avanzar con el programa de inmunización y participar de manera activa en este proyecto global.

Ensayos clínicos en la UdeA

Desde septiembre del año pasado el Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales de la Universidad de Antioquia —Pecet— fue uno de los centros investigativos escogidos en Colombia por la multinacional Johnson & Johnson para la evaluación de la fase 3, etapa clínica definitiva, de su vacuna Janssen contra la covid-19.

Para los miembros del Programa es un avance importante en materia de desarrollo científico y la posibilidad de que Colombia empiece a figurar de nuevo en el panorama mundial de vacunación.

Hasta el momento, por parte del Pecet, se han inmunizado 118 personas en Antioquia con la vacuna Janssen, a las que se les hace un seguimiento continuo que se extenderá por dos años y que por lo pronto ha demostrado que el biológico no tiene efectos secundarios significativos.

En europa avanza la vacunación con dicho biológico, por ejemplo, según los datos del Ministerio de Sanidad de España, con corte el 11 de mayo pasado, en ese país se han recibido 272 400 dosis de la multinacional Johnson & Johnson, de las cuales el 70 % han sido aplicadas.

Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020