Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Letra:

Contraste:

jueves, 23 de marzo 2023
23/03/2023
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Academia

El acoso escolar puede afectar la salud mental de niños y adolescentes

07/03/2023
Por: Jennifer Restrepo de la Pava - Periodista

Una investigación realizada en Antioquia encontró que existe relación directa entre el acoso, la presencia de ideas suicidas y los trastornos de conducta alimentaria en niños y adolescentes. La funcionalidad o disfuncionalidad familiar también tiene relevancia en estos contextos. ¿Qué se puede hacer en los entornos escolares y familiares? Expertos en psicología, psiquiatría infantil y epidemiología dan orientaciones al respecto.  

Las ideaciones suicidas son menores cuando hay familias funcionales —que apoyan y ayudan a los niños y jóvenes a resolver problemas—. Fotos: Freepik

En Colombia y el mundo, uno de cada tres niños es víctima de intimidación escolar. La evidencia científica ha sugerido a lo largo de los años que diversos problemas de salud mental están asociados con el acoso. Sin embargo, este tema ha sido poco explorado en contextos regionales.  

También conocido por bullying —término en inglés—, se presenta a través de una serie de conductas que se dan entre compañeros de manera repetitiva y que son incómodas para la víctima: intimidaciones, amenazas, burlas, agresiones físicas o verbales, rechazo y otras actitudes negativas. Estos episodios no son aislados ni esporádicos.  

Con el propósito de conocer si existe una relación entre el acoso, la ideación suicida y los trastornos alimentarios en niños en edad escolar en Antioquia, investigadoras de distintas instituciones de educación superior, entre ellas la Universidad Ces y la Universidad de Antioquia, analizaron datos de 3222 niños y adolescentes entre quinto de primaria y noveno de bachillerato, a través del estudio Asociación entre acoso escolar, ideación suicida y trastornos alimentarios en niños en edad escolar de Antioquia, Colombia

«Fueron hallazgos muy significativos. Encontramos que efectivamente el bullying está asociado con la ideación suicida. Este riesgo aumenta en aproximadamente en un 38 %. También encontramos que, a mayor disfuncionalidad familiar, mayor riesgo de ideación suicida», explicó Jessica Quintero Jurado, investigadora principal del estudio, magíster en Salud Mental de la Niñez y la Adolescencia y doctoranda Salud Pública.  

Le puede interesar leer: El relato de una transición de género en 71 minutos
 

La psicóloga agregó que en familias funcionales, es decir, que tienen capacidad para resolver conflictos, permanentemente demuestran afecto y expresiones de apoyo a sus hijos, representan un mecanismo protector en la relación entre el bullying escolar y la ideación suicida. De otro lado, «también se evidenció una relación significativa entre la intimidación escolar y el riesgo de presentar un trastorno en las conductas alimentarias, este se aumenta hasta cuatro veces. La familia es un factor clave en esta relación», agregó Quintero Jurado. 

De acuerdo con Beatriz Elena Caicedo Velásquez, epidemióloga y profesora de la Facultad Nacional de Salud Pública de la UdeA, coinvestigadora del proyecto, esos hallazgos fueron consistentes con la literatura y otros estudios realizados en otros países. 

«Esta relación ya se había encontrado en otros países, pero en Colombia no había evidencia descrita. Estos resultados locales reflejan la necesidad que tienen los colegios de desarrollar estrategias orientadas a la prevención, la atención y el seguimiento el bullying, virtual y en los salones de clases. La evidencia de este estudio nos ayuda a concientizarnos sobre el efecto perjudicial del acoso escolar sobre  las ideas suicidas y los desórdenes alimentarios en nuestros niños y adolescentes.  Tener estos resultados con datos de nuestra región puede brindar insumos a tener en cuenta en los planes de prevención», señaló Caicedo. 

Incluir el tema de la prevención del acoso en este entorno es prioritario dado que, según datos de otras investigaciones, «las consecuencias adversas de la victimización por intimidación escolar no se limitan a los jóvenes en esta edad, ya que las víctimas a menudo informan un funcionamiento psicosocial comprometido en la edad adulta. Quienes fueron víctimas de bullying en la infancia o adolescencia reportan mayores índices de ideación suicida y conducta suicida, diagnósticos de depresión y ansiedad en la edad adulta. Estas consecuencias son similares a las reportadas después de haber sufrido otras experiencias infantiles adversas». 

Alteraciones de alimentación 

Los investigadores encontraron que los más frecuentes son la anorexia y la bulimia nerviosa, el trastorno alimentario compulsivo, el «síndrome de rumiación» —los pacientes regurgitan los alimentos— y el trastorno por evitación o restricción de la ingesta de alimentos. 

Según las investigadoras, no se encontró una asociación ni con la edad ni con el género, es decir, que esta situación afecta a los niños y jóvenes por igual. Sin embargo, otros estudios han demostrado que entre los 12 y los 15 años son las edades de mayor riesgo para ser víctima y tener ideaciones suicidas y trastornos de conducta alimentaria. 

Repercusiones
 

En la medida en que el acoso se hace crónico, es decir, que se repite de forma continua en el tiempo, y también dependiendo de las características de la víctima, el ambiente familiar y la vulnerabilidad previa, «no solo se va a producir la incomodidad, sino trastornos psiquiátricos de acuerdo a la edad de la víctima o al tipo de eventos que se ha enfrentado. Se pueden presentar la depresión, problemas académicos, trastornos de ansiedad o por estrés postraumático, abuso de licor y sustancias, dificultades en el lenguaje corporal, intenciones suicidas y otras conductas autolesivas», explicó Juan David Palacio Ortíz, docente del Departamento de Psiquiatría y coordinador de la subespecialización en Psiquiatría en Niños y Adolescentes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia.  

El médico y psiquiatra infantil agregó que el acoso escolar produce repercusiones en el desarrollo emocional de los niños y adolescentes en diferentes niveles: autoestima, autoimagen, seguridad, autonomía, independencia. «Si ha tenido algún trastorno psiquiátrico puede tener repercusiones a futuro: menos posibilidades de avanzar a nivel académico o en las relaciones interpersonales».   

También puede leer: La pandemia aumentó los trastornos mentales en niños y jóvenes
 

Los expertos recomiendan fortalecer las estrategias de prevención y promoción a partir de los valores, la empatía y el cuidado. 

Entonces, ¿qué hacer? 
 

Los expertos explican que, en ocasiones, el bullying pasa inadvertido tanto para los padres del niño o adolescente que practica el acoso escolar como para los de la víctima, pues las amenazas para no contar lo que está sucediendo hacen parte de este. Pese a lo anterior, pueden alertar sobre esta situación algunos cambios en las conductas del niño o adolescente, como por ejemplo: no querer jugar o salir; dificultades con el colegio, tanto en el rendimiento académico como en la asistencia; cambios en el estado de ánimo, el sueño, entre otros. 

Preguntar y hablar abiertamente sobre la situación es la mejor opción y, en este caso, la prevención también es fundamental. «Nos estamos concentrando en qué hacer cuando ocurre una situación de acoso escolar, pero debemos pensar cómo fortalecer la prevención; este es un tema débil en los colegios. La promoción de la salud mental debe ser obligatoria, al igual que el fortalecimiento de los valores, la empatía y el cuidado de los otros, allí es donde estamos fallando», indicó la profesora de la UdeA Beatriz Caicedo.   

Otro punto importante a tener en cuenta es el acosador o bully. El psiquiatra infantil Juan David Palacio resaltó que se busca más auxilio para las víctimas que para el acosador. «A veces vemos que hay niños que acosan de manera sistemática a otros, que tienen un trastorno de la conducta, cuadros depresivos o problemas de aprendizaje; algunos llegan a la adolescencia y son abusadores de sustancias y se destacan dentro de los grupos por un liderazgo negativo. Ante estas conductas inadecuadas vale la pena acudir a una evaluación psicológica».  

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Correo del contacto
Correo del contacto
[57 + 604] 219 5018
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020