Z7_89C21A40L06460A6P4572G3304

Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

jueves, 1 de diciembre 2022
01/12/2022
Síguenos
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3305

Periódico Alma Máter

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3307
UdeA Noticias
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3386
Vida

Mujeres adolescentes de las comunas 1, 3 y 8 de Medellín en riesgo nutricional 

21/11/2022
Por: Johansson Cruz Lopera  Periodista 

En un estudio liderado por la Universidad de Antioquia, se encontró que las mujeres adolescentes de tres comunas populares de la la ciudad tenían serias deficiencias nutricionales que incluso podrían afectar su ciclo reproductivo. De esto se trata. 

Las comunas 1, 3 y 8 donde se desarrolló la investigación, son territorios con condiciones socioeconómicas desfavorables. En la foto el paisaje de la Comuna 1. Foto: Alcaldía de Medellín

El Grupo de Investigación en Alimentación y Nutrición Humana, de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia, lideró la investigación «Consumo de alimentos en mujeres adolescentes de Medellín», que arroja resultados preocupantes sobre la alimentación de este grupo de estudio. Algunas de las «cifras de hambre», en palabras de Sandra Lucía Restrepo Mesa, coordinadora del grupo, muestran que un tercio de la población que participó en el estudio tiene déficit de proteína y el 98 % tiene carencia de calcio.   

Dicho estudio se realizó para evaluar los riesgos en la salud y favorecer el adecuado desarrollo de las mujeres durante esta etapa específica y contó con el apoyo de la Academia de Ciencias de Nueva York, una organización independiente norteamericana que tiene más de 25 000 miembros en 140 países, en colaboración con investigadores de otros organismos como World Vision y la Fundación Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano, con la financiación de la Fondation Botnar.  

En este estudio participaron 1010 mujeres entre los 13 y 19 años, de las comunas 1, 3 y 8 de Medellín, conformadas por barrios populares de la ciudad; de acuerdo con el Departamento Administrativo de Planeación de la Alcaldía de Medellín, el 72 % de los hogares pertenecen a los estratos bajo medio. Además, en estos territorios, el municipio avanzó en la aplicación de la Política Pública de Protección y Atención Integral a la Infancia y la Adolescencia, un acuerdo para el desarrollo integral, el reconocimiento y la potenciación de niñas, niños y adolescentes como sujetos de derechos y sujetos políticos en la ciudad y ruralidad de la ciudad. 

Experiencia del equipo 

El Grupo de Investigación en Alimentación y Nutrición Humana, que tiene una línea de evaluación de ingesta dietética en investigación, cuenta con los métodos, instrumentos y softwares requeridos para evaluar la dieta en poblaciones —los únicos en el país que realizan este tipo de investigaciones— y han elaborado estudios nacionales y locales al respecto, como los perfiles alimentarios en Medellín y Antioquia y en 29 pueblos indígenas en el país.   

«A partir de esta investigación, encontramos que hay un riesgo de deficiencia —que no se alcanzan a consumir los alimentos requeridos para tener un buen estado de salud— en el consumo de micronutrientes, algo que se marcó de manera abrupta por la pandemia», explicó la profesora Restrepo Mesa. Durante la adolescencia, debido a los elevados requerimientos nutricionales, es indispensable el balance de macronutrientes y micronutrientes. La pandemia, según la investigadora, por sus consecuencias en la economía de los hogares, profundizó los riesgos. 

El informe mostró las deficiencias nutricionales —véase gráfico— que tiene este tipo de población y que son parte del problema expuesto. Por nombrar algunas, un tercio de las mujeres tiene déficit de proteínas, que lleva a la pérdida de masa muscular, debilidad en el cabello y las uñas. A su vez, el 52 % no alcanza el consumo de alimentos que aportan la energía necesaria para el correcto funcionamiento de las células del cuerpo.   

Otras cifras muestran que el 91 % de las mujeres adolescentes consume más grasa saturada de la que necesita, lo que aumenta el colesterol LDL, que incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares. El 63 % come más del azúcar que necesita en el día aumentando el riesgo de enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas; y en cuanto a los minerales, el 98 % de las personas tiene deficiencia de calcio, el 64 % de hierro y el 78.8 % de vitamina B9, esenciales para el correcto funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normal.   

En general, el estudio explica que la dieta de estas mujeres es desbalanceada debido a la mala elección de alimentos: por un lado, hay más consumo de cereales, huevos, leguminosas, comidas rápidas y frituras, mientras que la ingesta de verduras, lácteos y frutas es muy baja. 

Un punto importante para los responsables de la investigación fue la equidad en el acceso a los alimentos; en la mayoría de los casos había dificultades: el 37.8 % de las familias no tuvo algo para comer al menos un día de los últimos 30 días previos al día que fueron visitados por los investigadores del proyecto; en el 18.2 % de esos hogares algún miembro se acostó con hambre y en un 9 % algún miembro de la familia no comió nada durante un día y una noche durante ese tiempo.  

El problema no solo toca el bolsillo de las personas; se demostró que hay patrones culturales que agravan la dieta. «La falta de educación, las costumbres y las tradiciones culinarias limitan el consumo de algunos grupos de alimentos. Es necesario trabajar con la comunidad para enseñarles otros alimentos que no consumimos o no sabemos preparar, que ayudan a solucionar muchos problemas respecto a la nutrición y benefician la salud».

En esta tabla se puede ver la caracterización de las mujeres que participaron de la investigación. Un dato importante es que el 86 % de ellas pertenecen al estrato 1, acorde al territorio donde habitan. Ilustración: Carolina Gomes.

En los 30 días anteriores a la participación de las mujeres en esta investigación, en el 9 % de esos hogares algún integrante de la familia pasó todo el día y noche sin consumir alimento y el 37,8 % de esas familias en algún momento de esos días no tuvo qué comer. Ilustración: Carolina Gomes.

Salud de nuevas generaciones  

Entender la importancia de cómo se están nutriendo las mujeres adolescentes de una población permite anticiparse a los problemas de salud de las futuras generaciones.

«La adolescencia es la segunda ventana de oportunidad, después de los primeros 1000 días de vida, para mejorar los riesgos nutricionales y el inadecuado crecimiento, siendo un grupo indispensable para romper el ciclo de desnutrición intergeneracional», explicó Sandra Lucía Restrepo Mesa, la líder del grupo de la UdeA.  

Las mujeres adolescentes tienen un valor fundamental, pues son el primer eslabón del ciclo reproductivo. La malnutrición durante la etapa de la adolescencia genera problemas de salud pública, pues trae consecuencias negativas sobre la productividad y la salud en la vida adulta. 

El estado nutricional de una mujer embarazada afecta al feto que se está formando, explicó la investigadora Restrepo Mesa, pues en esta etapa se determina el crecimiento del bebé. «Esto es más complicado si la mujer está embarazada de una niña porque su salud, nutrición y estatura condicionan la salud, nutrición y la estatura de la hija y sus óvulos, lo que quiere decir que esa madre también está condicionando la salud de los nietos». 

Z7_89C21A40L06460A6P4572G3385
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3387
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O4
Z7_89C21A40L06460A6P4572G33O6
Lo más popular
Z7_89C21A40L06460A6P4572G3340
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57 + 604] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57 + 604] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020