Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 4 de marzo 2021
04/03/2021
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias

Las historias del Edificio de San Ignacio

07/09/2017
Por: Luz Marina Restrepo Uribe, comunicadora Vicerrectoría de Extensión, UdeA

"...Si esas paredes hablaran cuántas historias contarían… desde reconocidos escritores como Jorge Luis Borges hasta visitantes ilustres como los reyes de España han deambulado por sus corredores..."

Historias se cuentan y no falta quien las crea y asegure que fue víctima de algún acontecimiento sobrenatural. Lo cierto es que desde su construcción, por allá a comienzos del siglo XIX, el Edificio de San Ignacio se erige como un referente de ciudad para propios y extraños, que cada día lo visitan y se emocionan con su arquitectura, los coloridos jardines y el tañir de las campanas del templo que lleva el mismo nombre. De vez en cuando se suele encontrar a Dolly, la gata que lleva viviendo más de tres lustros allí y que acompaña igual una ceremonia de grados o un recorrido por la edificación.

Muchas personas e historias han pasado por sus espacios en tanto el Edificio de San Ignacio sigue leal al principio que le dio origen: ser un lugar para el conocimiento. Así comenzó sus labores de formación Fray Rafael de la Serna, impartiendo las cátedras de filosofía y gramática a las que luego se sumarían las de aritmética, geometría, física y álgebra. Desde entonces, varios destinos ha tenido el edificio, ya que además de la enseñanza, sus aulas albergaron al ejército libertador y su mansarda a prisioneros que dejaron escritos en sus paredes que dan cuenta de su paso por allí.

La construcción del edificio fue encomendada a Fray Rafael de la Serna de la orden de los franciscanos, dando así origen al Colegio de la nueva fundación de San Francisco de Medellín, entre las calles Ayacucho y Pichincha, y las carreras Girardot y El Palo. El edificio fue concebido como una casa de estudios contiguo al templo y a las habitaciones de los religiosos y novicios. Colegio, convento y templo constituyeron una sólida construcción que con el paso de los años cambió de nombre y destinación acorde con las épocas históricas que se fueron sucediendo.

Universidad de Antioquia es el nombre que acoge el Colegio del Estado de Antioquia el 14 de diciembre de 1871, fecha en la cual se constituyen las escuelas de literatura y filosofía, jurisprudencia y ciencias políticas, ciencias físicas y naturales, medicina e ingeniería. El 11 de agosto de 1873 es nombrado rector Pedro Justo Berrío y en noviembre de 1875 se gradúan los tres primeros médicos: Jesús María Espinosa, Tomás José Bernal y Julio Restrepo.

En 1901 es ocupado por las tropas y ese mismo año el jefe civil y militar del departamento de Antioquia, mediante Decreto 13 del 30 de marzo, reorganiza la Universidad de Antioquia y crea el Liceo Antioqueño. Las sucesivas guerras ocasionaron importantes daños a la edificación, hasta que en 1913 se construye el Edificio que hoy se conoce como Edificio de San Ignacio de la Universidad de Antioquia, bajo la dirección del maestro Horacio Rodríguez.

El rector Manuel María Calle en 1916 dota a la Universidad de mobiliario y tumba los calabozos y cepos, y en su lugar sitúa la rectoría, reorientando así los destinos de una edificación que por décadas sirvió a la guerra. En 1917 se terminó de construir el aula máxima o Paraninfo, y en 1921 concluyó la decoración de este espacio, que contiene entre otros objetos de inestimable valor el cuadro “Nuestro señor de la misericordia” del maestro Francisco Antonio Cano y cinco medallones en las puertas de acceso, entre ellas la de José Félix de Restrepo (Envigado 1760, Santafé de Bogotá 1831) quien redactó la primera ley acerca de la libertad de esclavos, un óleo sobre lienzo del maestro Eladio Vélez. Los otros medallones corresponden a José Manuel Restrepo, Fray Rafael de la Serna, Francisco José de Caldas y Liborio Mejía.

El Edificio, el claustro y el tempo de San Ignacio fueron declarados Monumento Nacional el 12 de marzo de 1982. Ante el deterioro que se fue haciendo cada vez más evidente, en 1987 se comenzó su restauración, la cual se consideró teniendo en cuenta los aspectos históricos, artísticos y estáticos-estructurales. La obra, que fue liderada por la arquitecta Clemencia Wolff con un grupo de arquitectos e ingenieros, fue entregada a la Universidad en el año 1999, y desde esa fecha ha servido de escenario a diversas actividades académicas y culturales del orden nacional e internacional, como el Primer Congreso de la Lengua Española celebrado en el año 2007.

La edificación consta de un hall donde se puede apreciar una piedra encontrada mientras se realizaba el trabajo de la última restauración en la cual se rinde homenaje al libertador y que dice: “República de Colombia año de 1821 siendo presidente el libertador Simón Bolívar”. Del hall se pasa al primer claustro donde están las jardineras con plantas ornamentales, la administración del edificio, la librería, la sala de exposiciones y el café. En el segundo claustro está la Emisora Cultural de la Universidad de Antioquia, la sala de cine y el aula múltiple, así como la obra “El flautista” del maestro Rodrigo Arenas Betancurt. En el tercer claustro estaba hasta hace poco el Programa de Egresados y los jardines con buganvilias de hermoso y variado colorido.

Si esas paredes hablaran cuántas historias contarían… desde reconocidos escritores como Jorge Luis Borges hasta visitantes ilustres como los reyes de España han deambulado por sus corredores. Generaciones de liceístas aún recuerdan sus pilatunas de estudiantes cuando en medio de bromas y algarabías celebraban la culminación del año lectivo o los grados de bachiller. Aún se puede apreciar a visitantes nacionales y extranjeros que se maravillan con la belleza del lugar mientras recorren sus pasillos y jardines, visitan la sala de exposiciones o acuden a una conferencia en el aula múltiple, una película en la sala de cine o a grabar algún programa en la emisora.

De historias sabía don Graciliano Arcila, el fundador del departamento de Antropología y de la misma sección en el Museo Universitario, quien se resistió hasta su muerte a abandonar su querido Edificio y por ello soportó con estoicismo los avatares de la restauración con su secretaria de casi toda la vida en la Sección de Historia del Museo, el último puesto que tuvo en la Universidad, al cual acudía con entusiasmo de veinteañero a pesar de sus más de noventa años, acompañado de su infaltable bitácora.

Entre la guerra y la academia se han movido los destinos del Edificio; sin embargo, ha prevalecido el espíritu que fomenta la reflexión, promoviendo debates y controversias sobre distintos tópicos. Así lo visionaron quienes se dieron a la tarea de crear un colegio por allá a comienzos del siglo XIX, y sigue siendo la propuesta de las nuevas generaciones de universitarios en el siglo XXI, un lugar para el encuentro con el conocimiento, el arte y la cultura, donde propios y extraños puedan acceder a nuevas miradas de percibir la vida y todo cuanto en ella acontece.

El espacio para que liceístas, egresados y visitantes descubran sus historias y compartan sus recuerdos, al tiempo que atraviesen los corredores, patios y jardines para asistir a un evento.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos.  Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia. Escriba y envíenos sus columnas de opinión al correo electrónico: udeanoticias@udea.edu.co

Me gusta la UdeA

Correo del contacto
[57+4] 219 81 78
Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020