Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 4 de marzo 2021
04/03/2021
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias

El lugar que más me gusta en la Universidad

08/09/2017
Por: Luis Germán Sierra J.,Coordinador Cultural Biblioteca Central Carlos Gaviria Díaz, UdeA

"...Casi podría decirse que en el campus universitario no hay sitio despreciable, ya que en su mayoría son amplios, agradables y bien dotados. Hoy es fácil ver a los estudiantes sentados conversando, jugando, almorzando o en amoríos en los amplios y generosos pasillos,..."

 Por obvio y por predecible que sea, debo decir que el lugar de la Universidad que más me gusta es la biblioteca. Eso no quiere decir que no me gusten, por ejemplo, el Teatro Camilo Torres o las canchas de fútbol o el Museo Universitario. Esos tres espacios me gustan mucho y, en mi ya larga vida universitaria, los he frecuentado bastante (en las canchas de fútbol como espectador, ya que, aunque me gusta mucho el fútbol, soy bastante malo jugándolo, entonces siempre preferí los picaítos en mangas o en peladeros).

Casi podría decirse que en el campus universitario no hay sitio despreciable, ya que en su mayoría son amplios, agradables y bien dotados. Hoy es fácil ver a los estudiantes sentados conversando, jugando, almorzando o en amoríos en los amplios y generosos pasillos, o durmiendo una siesta en alguna de las numerosas zonas verdes. Vagos, fuera de las comunes responsabilidades y con el deleite propio de los años jóvenes. Con una despreocupación digna, justamente, de esos años gloriosos. Los lugares son los mismos que vivimos en otros tiempos, con muy leves y a veces afortunadas variaciones.

Pero en la biblioteca he pasado gran parte de mi tiempo en la Universidad. Allí trabajo hace muchos años y he gozado y aprendido buena parte de las cosas que necesito en la vida (en la vida solitaria, claro, aquella donde uno está consigo mismo, apenas en compañía de los autores que ama, o los que amará; la vida escolar, social y familiar es otro asunto). Desde el colegio supe que las bibliotecas son lugares extraordinarios, con los que puede contar alguien que necesita los libros (debí saberlo desde la escuela, pero en ella no había libros, tampoco en el barrio había biblioteca y en casa apenas sí se leían los periódicos). Parafraseando a Cesare Pavese, las bibliotecas son la mejor defensa contra las ofensas de la realidad. Pavese dice eso, pero refiriéndose a la literatura: “La literatura es una defensa contra las ofensas de la vida”, es la frase del autor italiano.

La Biblioteca de la Universidad ha pasado por varias etapas, como es natural. El edificio donde se encuentra desde 1968, cuando fue construida la ciudad universitaria, es un edificio central, bello y muy grande, como debe ser; en eso los arquitectos de ayer estuvieron provistos de la imaginación y de la generosidad que les falta a los arquitectos de hoy, qué duda cabe. Tiene cinco pisos sólidos, amplios, iluminados y cuenta con una excelente colección y con un también excelente mobiliario, hoy mucho mejores que antes, porque los tiempos han cambiado, en ese sentido para bien.

He pasado larguísimos ratos en la colección de revistas, muy rica y tal vez inabarcable, con la delicia que ellas significan, llenas a veces de color, de fotografías, de ensayos que se leen de un tirón, de poemas que a menudo son el aperitivo para entrar en autores completos, de dos o tres cuentos, de reseñas, de entrevistas, de crónicas. Siempre magníficos aperitivos.

Daniel Samper Pizano dice que no hay ningún paisaje bajo techo que pueda igualar a una biblioteca. En casa y en la universidad, digo yo. Las colecciones de literatura, donde particularmente he pasado buena parte de ese tiempo en la Universidad, son el gran paisaje del tercer piso. Doce mil títulos, aproximadamente, dan para varias vidas, de seguro, pero son el gozo de un lector que, aunque sabe que el tiempo no le alcanzará, los tendrá siempre como un tesoro. Leer bien es, también, ejercer la crítica, entonces no todo es bueno, claro está.

Sobra hablar demasiado acerca de la generosidad de las buenas bibliotecas, y bastaría la famosa frase de un también muy famoso escritor argentino sobre ellas. Esa frase, muy probablemente, resume todo. La nuestra, la biblioteca de la Universidad, es maravillosa y uno desearía que realmente fuera muy valorada por todos los estudiantes y por todos los profesores y por todos los empleados

Que fuera, para muchas más personas de la Universidad, el lugar que más les gusta. Es muy posible que no sea así debido a diversos motivos (con cualquiera de ellos perdemos todos), pero cualquier universidad tiene la obligación de hacer que su Biblioteca sea el lugar más requerido por los usuarios, por los estudiantes; y hacer de él no solo el edificio central, sino el centro de las actividades intelectuales, académicas y culturales.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos.  Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia. Escriba y envíenos sus columnas de opinión al correo electrónico: udeanoticias@udea.edu.co

Correo del contacto
[57+4] 219 51 40
Lo más popular
 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020