Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 15 de octubre 2019
15/10/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Capitalismo, despojo y justicia

11/04/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ...El proceso de desplazamiento y despojo armado de tierras es un hecho indignante que debería haber suscitado el rechazo de la sociedad. Estas prácticas ilegales usadas por los paramilitares y sus aliados civiles, produjeron resultados que son moralmente indefendibles ...»

El desplazamiento forzado de los campesinos y el despojo de sus tierras son fenómenos que se han dado en el país desde hace décadas. En el período denominado como “la Violencia”, -1946-1958-, cerca de dos millones de personas abandonaron sus propiedades para protegerse en las ciudades del terror impuesto por diferentes actores legales e ilegales.

Pero el mayor desplazamiento y despojo de tierras se produjo entre 1995 y 2002, período en el cual se dio el crecimiento desbordado del paramilitarismo y el aumento de la fuerza militar de las Farc.

El desplazamiento y el despojo fueron acompañados por un cambio en la tenencia de la tierra. Las tierras que los campesinos abandonaron fueron ocupadas por actores de la guerra, sus amigos, familiares, y en poco tiempo los antiguos dueños fueron privados de sus propiedades.

El despojo en Colombia se dio en varias modalidades: el material se estableció mediante el uso de acciones violentas; el jurídico consistió en el uso ilegal de figuras jurídicas para adquirir la titularidad del bien; y el mixto se dio con la toma de posesión de la tierra y la legalización de la transferencia del derecho sobre la propiedad (Camilo Sánchez).

El dato que ha sido utilizado para medir el despojo y para diseñar la política de restitución de tierras es el que presentó la Comisión de Seguimiento a la Política sobre Desplazamiento Forzado, la cual estimó que el total de hectáreas usurpadas sería de 5,5 millones, que equivaldrían al 10,8 % de la superficie agropecuaria del país, cifra controvertida por varias instituciones.

El proceso de desplazamiento y despojo armado de tierras es un hecho indignante que debería haber suscitado el rechazo de la sociedad. Estas prácticas ilegales usadas por los paramilitares y sus aliados civiles, produjeron resultados que son moralmente indefendibles.

La expropiación de tierras, que canaliza la riqueza hacia los circuitos de acumulación del capital, permitió a los empresarios del crimen encontrar más lugares donde producir, pero a la vez destruyó la vida de miles de personas robándoles sus medios de subsistencia. La restitución de tierras fue la reacción de justicia social que sirvió para construir una política que enfrentara el despojo.

Tenemos dos visiones distintas sobre el problema de la tierra. La primera es de justicia correctiva, se desprende de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, y propone entregar tierras a las víctimas del desplazamiento. La segunda se opone a la reforma contenida en la política de restitución, minimiza la gravedad de lo ocurrido en el despojo y plantea que la única alternativa que Colombia tiene en el campo es la explotación económica de la tierra a gran escala y el aumento de las exportaciones utilizando grandes inversiones de capital.  

Este modelo capitalista prioriza la eficiencia y la productividad frente a la justicia de restitución, y permite que la riqueza colectiva de la sociedad, sea apropiada por un reducido grupo de individuos y empresas privados, que ante tanta crítica se preguntan: ¿Pero qué tiene de intrínsecamente malo la creación de riqueza?.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 9 de abril de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018