Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 15 de diciembre 2019
15/12/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Darío Acevedo y el Centro Nacional de Memoria

15/11/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ... Acevedo ha mostrado con sus acciones e intervenciones públicas que tiene claro que su función como director del CNMH es desprestigiar el valor histórico de investigaciones como “Basta Ya”, e imponer una visión negacionista del conflicto armado....»

El dramaturgo sueco August Strindberg dice “vosotros, los hombres de partido, sois como los gatos tuertos. Algunos ven sólo con el ojo izquierdo, otros con el derecho, y por eso jamás podéis ver estereoscópicamente, sino que siempre veis las cosas planas y desde un solo ángulo” (Citado-Thomas Mann, 2011). 

Darío Acevedo ha mostrado como director del Centro Nacional de Memoria Histórica —CNMH—, que como los gatos tuertos, ve la historia y el conflicto desde una sola perspectiva, plana, —aquella que le viene impuesta de arriba—.

Personas de su talante los hay también en otros países, tan guerreros y violentos como el nuestro, en donde igualmente se ha intentado el entierro de la memoria después de la guerra y el genocidio.

En Alemania ese personaje se llama Ernst Nolte, quien publicó un ensayo “El pasado alemán que no quiere pasar”, en el cual hizo una defensa del nazismo como reacción a la Revolución Rusa y consideró el genocidio de los judíos como copia de un genocidio de clase perpetrado por los bolcheviques.

Esto dio origen al denominado debate de los historiadores, en el cual Jürgen Habermas acusó a Nolte de pretender “normalizar” el pasado y disolver la responsabilidad histórica heredada de los crímenes del nacionalsocialismo.

La actual representante de la política negacionista en España es María Elvira Roca Barea, quien publicó en 2016 Imperiofobia y leyenda negra. Entre otras cosas, Roca Barea, para glorificar al imperio español silencia hechos ampliamente conocidos en la historia como los asesinatos de Cuauhtémoc, por Hernán Cortés, o de Atahualpa, por Francisco Pizarro, o la masacre del Templo Mayor de Tenochtitlan.

Contra esta reivindicación de un pasado falseado, el filósofo español, José Luis Villacañas, denunció en su libro Imperiofilia y el populismo nacional católico, que lo que busca la autora es justificar el retorno a los presupuestos del nacionalcatolicismo y del sentido imperial de la historia patria impulsado por el franquismo.

De este modo se puede apreciar, como decía Wittgenstein, el “aire de familia ideológico” que Acevedo tiene con académicos como Nolte, quien propuso que el trabajo del historiador debe ser ayudar a deshacerse del problema de la mala conciencia del pueblo alemán por el pasado criminal de los nazis, o como Roca Barea, quien “está interesada en extender la idea de que el imperio español siempre hizo lo debido y correcto y que nosotros deberíamos sentirnos orgullosos y enaltecidos por ello” (Villacañas, 2019).

Acevedo ha mostrado con sus acciones e intervenciones públicas que tiene claro que su función como director del CNMH es desprestigiar el valor histórico de investigaciones como “Basta Ya”, e imponer una visión negacionista del conflicto armado.

Para los apologistas del olvido o negacionistas, el problema de la memoria es que lleva a las sociedades a mayores enfrentamientos y violencia. De esto deducen que el deber del olvido excluye el deber de memoria: hay que tapar con un manto de silencio las atrocidades cometidas en el conflicto armado y salvaguardar a sus autores de la acción judicial, mirando como los gatos tuertos.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 12 de noviembre de 2019


 

Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018