Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 22 de octubre 2019
22/10/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La capucha invisible

09/05/2019
Por: Heberto Tapias García, profesor Ingeniería Química, UdeA

« ...  La capucha sólo debería ser un accesorio en vestidos, medio de aislamiento de condiciones ambientales adversas y no como protección de identidad ....»

Las preguntas están incompletas, como incompletas son las afirmaciones que se hacen sobre los encapuchados en la universidad, o los presentes en manifestaciones sociales; llámese minga, movilizaciones estudiantiles, protesta por el plan de desarrollo o las objeciones a la JEP, en estos días. La pregunta debe anteceder la recriminación. Lo que debemos reflexionar, más que sobre la capucha, es sobre las causas y motivaciones para su uso y los efectos de las acciones de los encapuchados.

La capucha material es un accesorio que se usa para la protección contra el clima, como componente de un vestido, parte de un uniforme, accesorio de trabajo, y como protector de identidad. La utilizan el apicultor, el buceador, el soldador y otros, como dispositivo de protección de condiciones ambientales peligrosas: partículas, chispas, sustancias tóxicas o venenosas. Incluso, la lleva el policía como doble protección: como protección de agresiones en su función de control de motines, y como protección de su identidad personal.

Para ocultar la identidad, la capucha material la usaban los verdugos para ejecutar el trágico castigo en el patíbulo, los miembros de organizaciones como el Ku Klux Klan en sus ritos y actividades violentas, otras organizaciones para ejecutar actos violentos en poblaciones desprotegidas o contra miembros de movimientos políticos y sociales. La usa el torturador, el secuestrador, o se la ponen al secuestrado o al torturado; y en ocasiones un ladrón utiliza una capucha para prevenir su reconocimiento.

Aún, las fuerzas regulares en guerra la usan en actos violentos, o animan a sus aliados en su uso, para disminuir los costos de la guerra. También los terroristas y ejércitos irregulares con desbalances de fuerzas, se esconden tras la capucha en sus operaciones y espectáculos aterradores de violencia, inspirando miedo y generando temor, que para apaciguarlo, como señala Yuval Noah Harari, en su libro "21 lecciones para el siglo XXI", los gobiernos reaccionan con un espectáculo de seguridad, "orquestando inmensas exhibiciones de fuerza, como la persecución de poblaciones enteras o la invasión de países extranjeros".

En el marco de las luchas políticas, la resistencia social contra regímenes totalitarios, o en gobiernos impopulares o antidemocráticos, miembros de la oposición o ciudadanos inconformes recurren a ella como refugio para proteger su identidad y hacerse invisible a los ojos de organismos del Estado.

Y no hay que descartar, también, el uso inocente de la capucha cuando solo se pretende provocar disturbios o protestar por un acto de gobierno o política de Estado, en protestas ciudadanas, movimientos sociales, y en particular en las movilizaciones estudiantiles.

Y hay otra capucha que es tan censurable como la material que usan los violentos: la capucha invisible. La que utiliza el que se esconde en el anonimato en redes u otros medios de comunicación social para acusar, señalar, desprestigiar y hacer daño a individuos, causas políticas, o movimientos sociales y políticos. La misma que se emplea en organizaciones para invisibilizar y no reconocer en sus logros y contribuciones a algunos de sus miembros. La que oculta el poder detrás del poder. La que se ponen algunos políticos en campaña para no develar sus verdaderas intenciones; práctica muy generalizada hoy en las contiendas electorales, reforzada con las “fake news”.

La capucha sólo debería ser un accesorio en vestidos, medio de aislamiento de condiciones ambientales adversas y no como protección de identidad. Imagino una sociedad en la que sus integrantes no tengan que recurrir a ella en sus luchas políticas y en ningún espacio para protestar.

A esa utopía deberíamos dedicar nuestra inteligencia los académicos e intelectuales, y no a la confrontación con los que usan la capucha con propósitos violentos. “Tal vez seré un soñador, pero no soy el único”.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018