Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 11 de diciembre 2019
11/12/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Colombia se levanta

02/12/2019
Por: Francisco Cortés Rodas, profesor Instituto de Filosofía UdeA

« ... En esta coyuntura, lo más urgente es que se produzca un cambio sustancial en el gobierno de Duque, que implique una renovación en su gabinete o el abandono del barco para que alguien, elegido por todos los ciudadanos, sea capaz de tripular, en nuestras tempestuosas aguas, al Estado ... »

La situación en Colombia es extremadamente complicada. Las marchas, manifestaciones y cacerolazos, indican que la sociedad civil quiere ver un verdadero cambio en la dirección y orientación de los asuntos políticos y económicos.

El país apoyó la iniciativa de paz del anterior gobierno, el Congreso creó las normas y la Corte Constitucional dio luz verde al proceso con las Farc, con la ilusión de alcanzar el ideal de una sociedad sin violencia que pudiera dar pasos importantes hacia una sociedad sin pobreza ni grandes desigualdades.

Pero ese ideal se derrumba mes tras mes. El gobierno de Iván Duque cumple a cuentagotas el propósito del sector más radical del Centro Democrático: “hacer trizas el Acuerdo Final”.

Pero Duque, que es una persona improvisada en política, que ha aceptado la calidad del gobernante sin autonomía, que es errático en sus apreciaciones, incapaz de percibir la gravedad de las cosas y rodeado de un grupo de ineptos consejeros de la advenediza y ultraconservadora universidad Sergio Arboleda, no se da cuenta que al hacer trizas la paz está haciendo trizas a Colombia.

En realidad, Colombia está en una situación dramática. Las instituciones creadas para enfrentar los asuntos de la justicia –JEP–, la verdad –CV–, y la restitución de tierras avanzan, con muchas dificultades, en sus respectivos procesos y tareas, pero los dispositivos de la violencia y el terror se han disparado.

El asesinato de líderes sociales, indígenas y excombatientes de las Farc es impresionante. Solamente en 2019 se documentaron 591 asesinatos, amenazas, y atentados (SIADDHH). El evento que motivó la indignación y el rechazo de la sociedad contra el gobierno de Duque fue la muerte de un gran número de menores de edad en el bombardeo al campamento de las disidencias guerrilleras.

En esta coyuntura, lo más urgente es que se produzca un cambio sustancial en el gobierno de Duque, que implique una renovación en su gabinete o el abandono del barco para que alguien, elegido por todos los ciudadanos, sea capaz de tripular, en nuestras tempestuosas aguas, al Estado. Para esto se requiere, dice Platón –que compara al Estado con un barco–, que el piloto conozca el arte de la navegación, los astros y los vientos, y que sea un buen observador.

El presidente Duque ha mostrado en este año y medio que no reúne esas condiciones. Su aparición en la televisión el 21 de noviembre, tras el reconocimiento del éxito de un paro pacífico, fue errónea, autoritaria y desacertada como ha sido por lo general su actuación política. Y su propuesta de una “conversación nacional” refleja que no entiende lo que está pasando.

Aquí se trata de sacar adelante las reformas no realizadas que justificaron el paro, las cuales tienen que ver con problemas estructurales de vieja data como educación de baja calidad para los pobres, cobertura insuficiente en la educación universitaria, un sistema de salud colapsado, alto desempleo, un sistema pensional inequitativo y en el trasfondo resuena el incumplimiento de los acuerdos y el crecimiento de la violencia.

Este texto fue publicado en el periódico El Colombiano el martes 26 de noviembre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

 

 

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018