Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
lunes, 21 de enero 2019
21/01/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

Críticas sin fundamentos

11/12/2018
Por: Carlos Arturo Soto Lombana, profesor Facultad de Educación UdeA

No está bien que quienes están cercanos al actual gobierno, comiencen a cuestionar los aportes a la sociedad que hacen las universidades públicas y las quieran vincular con focos de corrupción. Al respecto una de las personas que estuvo en el sonajero para ministro de educación del Presidente Duque, ha señalado que los estudiantes pierden autoridad moral por no cuestionar la mala administración en la que se encuentran “la mayoría de las universidades”, antes que dedicarse a pedir más dinero para estas instituciones.


En mi columna anterior, abordé la realidad de la estructura presupuestal de las universidades públicas, tomando como ejemplo el caso de la Universidad de Antioquia (UdeA); mostré que en el presupuesto apropiado por el Consejo Superior de la UdeA para el 2017, los aportes realizados por los gobiernos nacional y departamental a la Institución representan el 34%; el 66% restante debe ser gestionado por el cuerpo directivo y profesorado, a través de la formulación de proyectos de investigación, venta de servicios, consultorías, entre otras iniciativas.

Lea también: ¿Es la universidad pública más costosa que la privada?

El señor Daniel Mera, en su columna (Estudiantes: sin enfrentar corrupción universitaria es inmoral pedir más plata) publicada la semana pasada en el periódico El Espectador, hace una lista de casos que corrupción, en el que al parecer están envueltas “la mayoría” de las universidades. El columnista acusa a los estudiantes de “Silencio cómplice sobre el deterioro institucional, las venas rotas y las malas prácticas de las universidades públicas” y los llama, antes que el Gobierno Nacional tome cartas con estas Instituciones, a que hagan un “listado de las cosas que se deben erradicar o controlar [en las IES públicas] como condición para recibir más recursos públicos”.

Considero importante que emerjan las denuncias y que los entes de control y vigilancia tomen cartas en estos asuntos; no obstante, es importante que los señalamientos tengan que ver propiamente con las universidades públicas y no con gestiones realizadas por exfuncionarios públicos, en el pasado directivas de IES, que en la actualidad están investigados por la Fiscalía por hechos ocurridos cuando desempeñaron otros cargos públicos (el ejemplo citado por el columnista es el del exrector de la Universidad de Cartagena, investigado por la Fiscalía por su gestión al frente de la Secretaría de Educación de la Ciudad Heroica).

De igual manera el colega columnista hace eco a la denuncia del portal La Silla Vacía relacionada con la presunta injerencia de gobernantes y políticos en el nombramiento de rectores de universidades públicas; al parecer a los periodistas se les olvida que la composición de los órganos de dirección de las IES públicas está definida en la ley 30, y al menos la mitad de quienes participan en la composición de estos órganos de dirección son representantes del gobierno. Ante esta realidad no es posible desdeñar la injerencia de la clase política en la escogencia de los rectores de las IES públicas.

Es innegable la posición de privilegio que tiene el gobierno para nombrar los rectores; al respecto traigo a la memoria, la elección del anterior rector de la UdeA, la cual fue concertada de manera conjunta entre la ministra, el gobernador y presidente de la época e impuesta a la IES. A pesar de lo anterior, no se puede decir que por la existencia de este mecanismo de elección sujeto a la ley, exista corrupción en estas instituciones.

En Colombia sólo tenemos conocimiento de una IES pública, en donde el rector es designado mediante consulta a los estamentos universitarios (con ratificación del CSU); es el caso de la Universidad de Nariño. Lo anterior no significa que el rector de la Universidad de Nariño no tenga afinidad o mantenga contacto con los gobernantes del departamento o los diputados o senadores nariñenses. La relación de los directivos universitarios con la clase política y empresarial, no sólo es necesaria, sino que en muchos casos es determinante para la gestión de recursos y proyectos de inversión, como en la gestión de proyectos de ley ante el Congreso o Asambleas, para la aprobación de las estampillas pro inversión en las universidades públicas.

Lo invitamos a leer:  El sondeo que generará tendencia nacional

Hago un llamado fraternal a las personas cercanas al gobierno nacional para que se acerquen a las universidades públicas y conozcan sus modelos de gobierno, gestión académica y científica. Hoy las universidades públicas gozan de buenos niveles de transparencia en sus gestiones y están bajo la lupa implacable de los entes de control, lo que disminuye considerablemente la amenaza de la corrupción o el desgreño administrativo.

Este texto fue publicado en el periódico El Mundo el lunes 10 de diciembre de 2018

Si desea leer más columnas de opinión haga clic en este enlace


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones

Política de tratamiento de datos personales

Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018