Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 21 de agosto 2019
21/08/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La memoria que nos legó Primo Levi

06/08/2019
Por: Luz Marina Restrepo Uribe, periodista Dirección de Comunicaciones UdeA

« ...cuando una de esas voces es silenciada, un trozo de historia se pierde; esa pérdida humana es a su vez una parte de la historia que cesa de contar la verdad, de reescribir la memoria imprescindible de un suceso para que nunca más vuelva a ocurrir... »

Si recordar es volver a pasar por el corazón, la memoria sería la base sobre la cual se podría construir en el país una paz estable y duradera. Memoria para qué… memoria para conocer la verdad y no olvidar lo que pasó… para escuchar a las víctimas… para repararlas… para hacer justicia… memoria para garantizar que el horror no se repetirá.

La semana anterior cuando la Universidad realizó la actividad: El Alma está de luto, cuando de los muros de su biblioteca fueron suspendidas telas oscuras semejando mortajas, cobra vigencia la voz de Primo Levi, un sobreviviente de los campos de exterminio que dio testimonio del horror que un hombre le puede infligir a otro, para que como él mismo decía no vuelva a ocurrir, un peligro que siempre está al acecho para la humanidad.

Primo Levi nació el 31 de julio de 1919 en Turín, Italia, y murió en esa misma ciudad el 11 de abril de 1987. De origen judío, participó en la resistencia antifascista, fue detenido y llevado a Auschwitz, donde permaneció hasta la liberación del campo por el Ejército soviético. A su salida dedicó su vida a dar testimonio del horror padecido. Su obra La trilogía de Auschwitz se compone de los libros Si esto es un hombre, La tregua y Los hundidos y los salvados. 

Marcar la diferencia, sobrevivir para contar, testimoniar, ese fue el propósito de Levi al salir del campo. Él reconoce que su profesión era la de químico y que eso lo salvó de hundirse en el campo, y que se hizo escritor para poder contar sobre lo que vivió y padeció. Para Levi hablar de su experiencia incansablemente fue la manera que encontró de impedir que muriera el testigo y con él se borrara el testimonio, la historia de lo que aconteció.

Sobrevivir para testimoniar ha sido el reto de muchas víctimas, sobrevivir para que no se olvide, pero sobre todo para que no se repita. Agamben dirá que Primo Levi es el testigo perfecto, un testigo que testimonia de ordinario a favor de la verdad y de la justicia, que son las que prestan a sus palabras consistencia y plenitud (2005:34). Sin embargo, como sostiene Antonio Muñoz en el prólogo de Trilogía de Auschwitz en relación a Primo Levi y Claude Lanzmann: “Lo que ocurrió de verdad nunca podrá saberse por mucho que se escriba, se recuerde y se hable”.

En su libro Lo que queda de Auschwitz, Giorgio Agamben explica que la palabra testigo hace referencia “al que ha vivido una determinada realidad, ha pasado hasta el final por un acontecimiento y está, pues, en condiciones de ofrecer un testimonio sobre él”. Por eso el filósofo enfatiza que “el superviviente tiene la vocación de la memoria, no puede no recordar”, tal y como le ocurrió a Primo Levi.

Los sobrevivientes testimonian con su palabra lo acontecido, el momento que cambió sus vidas para siempre. La memoria es palabra y acto de reflexión acerca del acontecimiento, es el arte de contar ligado al de escuchar que, para Levi, suponía ir un poco más allá, a la escritura, donde el relato es la experiencia hecha palabra de un superviviente. Por eso, cuando una de esas voces es silenciada, un trozo de historia se pierde.

Palabra – Testimonio en Colombia

El conflicto armado en el país ha dejado más de nueve millones de víctimas. El Acuerdo Final firmado entre el gobierno del presidente Santos y las Farc, además de reconocer la existencia de esa guerra y su mutua responsabilidad en la misma, puso en el centro a las víctimas como parte del proceso de paz. Sin embargo, la confrontación armada dista mucho de haber acabado. En los últimos dos años van cerca de 700 líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados.

Las palabras que cuentan la verdad de las víctimas en Colombia son la que se pueden descubrir en los informes del Centro Nacional de Memoria Histórica y el que prepara la Comisión de la Verdad.

Por eso, cuando una de esas voces es silenciada, un trozo de historia se pierde; esa pérdida humana es a su vez una parte de la historia que cesa de contar la verdad, de reescribir la memoria imprescindible de un suceso para que nunca más vuelva a ocurrir.

Al recordar en estas líneas a Primo Levi en el día de su natalicio, hace 100 años, se re-memora su compromiso al salir del campo de exterminio, su entereza y tenacidad para contar lo vivido a lo largo de toda su vida, su escritura sin artilugios ni dramatismos para nombrar lo acontecido porque, como él mismo sostenía, el silencio es una traición a las víctimas.

Por eso, la semana anterior cuando el Alma estuvo y aún está de Luto por el asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos, las palabras de Primo Levi suenan con un eco especial, ese que trae su advertencia de ser testigo y dar testimonio para que el horror no se repita, porque como él mismo decía “mi modo personal de convivir con la memoria ha sido este: exorcizarla, si se quiere, escribiendo”.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018