Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
martes, 27 de octubre 2020
27/10/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

De burro y de caballo

23/09/2020
Por: Judith Nieto López, escritora y profesora Escuela de Microbiología UdeA

«... es conocido que a la educación pública en Colombia acuden los hijos de las familias menos favorecidas; también muchos sabemos que, ante la carencia alimentaria propia de este sector de la población, una de las motivaciones para llevar a los niños a escuelas y colegios oficiales tiene que ver con la dieta...»

En el país conocemos el sufrimiento de los niños, las niñas y los jóvenes, porque ya hace mucho tiempo, y de manera constante, escuchamos, vemos y leemos noticias que parecen más próximas a un cuento de horror que a la realidad que imaginamos.

Basta solo con pensar en la noticia difundida el viernes 18 de septiembre, que anunciaba la captura de un sujeto que vendió carne de burro y de caballo —algunos adquiridos con enfermedades e incluso muertos— al Programa de Alimentación Escolar (PAE). Suministro que se hizo especialmente en el departamento de Santander, donde al parecer durante un año la ración de carne que llegó a los platos de los escolares beneficiados por el mencionado programa era de origen caballar.

Una información de este orden confirma que para Colombia no cuentan los menores, tampoco los jóvenes; por eso da lo mismo que los abusen, que los sometan, que los agredan, que los desaparezcan, que los maten o que, en los programas de alimentación escolar, pagados con los impuestos de los colombianos, se les sirva una carne inapta para el consumo humano y objeto de un hecho delictivo.

A la información sobre tan humillante hecho se agregó algo incluso más ofensivo: que el proveedor y ya detenido responsable, antes de distribuir la carne, la intervenía con químicos para ablandarla y alterar su color, de tal manera que pareciera de res. Lo que no logro entender es cómo quienes operan los restaurantes contratados por el PAE fueron tan incautos, o tan cómplices, como para que les hayan metido burro por vaca.

Se trata de otro hecho de corrupción y de abuso contra la población matriculada en los colegios públicos, de ya limitados recursos y ahora sometidos a que un miserable, que seguramente no actuó solo, lleve a su escasa nutrición lo que es incomible. ¡La infamia hacia los escolares no tiene límites!

Por todos es conocido que a la educación pública en Colombia acuden los hijos de las familias menos favorecidas; también muchos sabemos que, ante la carencia alimentaria propia de este sector de la población, una de las motivaciones para llevar a los niños a escuelas y colegios oficiales tiene que ver con la dieta que allí, por derecho ciudadano, se les ofrece; la misma que, como es conocido, se suele ajustar en condiciones de peso y de calidad inmerecidas —no son nuevas las críticas al PAE—, pero ahora ocurre que, además de la deficiente comida de la escuela, los estudiantes también han recibido e ingerido carne inapropiada para humanos (tal vez no tanto porque sea de origen equino, sino porque no ha sido bien tratada ni ha tenido una aprobación sanitaria). ¡No hay derecho!

Lo que aquí denuncio es, en mi concepto, un claro caso de exclusión, acepción que tiene sus bases en un mundo de privilegios, de prerrogativas que solo son para unos; por tanto, segregan, no tienen en cuenta. Y no fueron tenidos en cuenta los estudiantes del PAE a quienes como alimento les sirvieron carne de burro y de caballo. Acto con el que no se está haciendo algo diferente a una segregación. Y detrás de toda discriminación, del carácter que sea, hay odio, hay saña.


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020