Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 13 de octubre 2019
13/10/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

La Corte embrujada

13/05/2019
Por: Fabio Humberto Giraldo Jiménez, profesor jubilado UdeA

« ... Por eso resulta extraño que un hombre que tiene excelsa formación jurídica positivista, que actúa públicamente con un radical pragmatismo y que es Fiscal de un estado jurídicamente moderno y además laico, deje la impresión de que se puede homologar la hechicería como un tipo penal ....»

Es muy grotesca la imagen de una sesión de la Corte constitucional convertida en batahola de posesos y de los magistrados en sus trajes de togado brincando como peleles de goma entre pupitres, paredes y techos, con los ojos brotados y enrojecidos, el cabello espeluznado, escurriendo babaza por boca y nariz, carcajeándose como guacharacas en concierto y despachando malparideces en lugar de sentencias constitucionales.

Pero es muy difícil evitar esa imagen si el Fiscal General de la Nación, quien detenta el máximo poder punitivo, divulga en rueda de prensa que los magistrados de la corte son víctimas de espionaje ilegal e informa en el mismo evento, pero de refilón, que al menos uno de ellos también es víctima de hechicería.

Si en verdad eso ocurre, como sugiere el Fiscal, la hechicería, en la modalidad de magia negra puesto que en este caso se trata de una práctica maliciosa, sería un complemento a la sofisticada técnica de las chuzadas telefónicas.

De acuerdo con los antecedentes de la investigación judicial se debe sospechar que la mencionada práctica brujeril que tiene por objetivo a uno de los jueces supremos, se ordena desde la celda de un presidiario rico o desde la oficina secreta de un conspirador oficioso y se sospecha además  que para el efecto se utiliza el más común de los hechizos que consiste en chuzar con agujas un muñequito de trapo que simula a una persona a la que se le quiere hacer daño o de la se quiere engatusar su voluntad, porque aunque no podrían descartarse, parecen más difíciles de practicar sobre un magistrado el aojo o el enyerbamiento con bebedizos.

Y haciendo gala de la misma deductividad a que nos tiene habituados el máximo detective de la nación para inducir sospechas en la opinión, podría uno inferir que en esos subterráneos del poder delincuencial y político no se está chuzando uno sino seis muñequitos y tres muñequitas que representan a todos los miembros de la Corte.

Sin duda hay una gran diferencia entre la rudimentaria aunque ancestral técnica de chuzar muñecos para enloquecer o zombificar a las personas sometiendo su voluntad y su razón y la sofisticada técnica de instalar un software espía en un teléfono para monitorear llamadas, mensajes de texto, redes sociales o para rastrear su ubicación con el fin de chantajear y dominar a las personas.

Y hay, por supuesto, diferencias en la verificación de la eficiencia de ambas técnicas que, en este caso, se mediría por la capacidad de interferir en las sentencias de la Corte chuzando muñecos simuladores o chuzando directamente teléfonos que usan personas de carne y hueso.  

Por eso resulta extraño que un hombre que tiene excelsa formación jurídica positivista, que actúa públicamente con un radical pragmatismo y que es Fiscal de un estado jurídicamente moderno y además laico, deje la impresión de que se puede homologar la hechicería como un tipo penal.

Y por eso cabe la sospecha de que ese suspicaz descache, no se presenta como indicio para abrir una investigación judicial, sino que se lanza al medio ambiente político como un expediente para inducir opinión. Sabe bien el fiscal, hombre de leyes y sagaz político, que insinuar brujería en las decisiones de la Corte puede ser inocuo jurídicamente, pero no lo es políticamente. Ni bobo que fuera.

Si NHMN solo fuera el hijo de don Humberto Martínez Salcedo, benemérito libretista, humorista y comediante de muy refinado, inteligente y aguzado sarcasmo, podría entenderse que la alusión a la hechicería es un chascarrillo, muy cachacón él, que le viene del maestro Salustiano Tapias, el personaje inolvidable que su padre representara con cuidadosa maestría en la famosa comedia “Don chinche”.

Pero no. El Fiscal tiene otra biografía que envidiaría José Fouché y de la cual da fe una larga y exitosa carrera de abogado y de político en la que se ha movilizado sin aduana entre los intereses públicos y privados con habilidad de volatinero e insaciable ambición todavía insatisfecha.

Por eso, conociéndolo como lo conocemos, esa alusión a la hechicería para uno de los magistrados y extensiva a los demás, sin más explicaciones y soltadita con calculada socarronería, es un caminillo para embolatar la atención del público e inducir al descrédito de la corte uniéndose al coro de los que por temor la insultan cuando no logran ajustarla a sus prontuarios y propósitos.

Porque de paso, y haciendo gracias que no van con su adustez y aspereza, NHMN abre el espacio para desacreditar a la Corte constitucional ante una opinión siempre más dada a la magia que a la razón induciendo la idea de que si es desafecta con sus amigotes nacionales y transnacionales es porque los magistrados están hechizados, aojados, enyerbados o embarbascados y no merecen ninguna credibilidad ni visa para Disneyworld.

No me cabe duda de que algo anda muy mal en la seguridad jurídica si hay más de doscientos funcionarios de la rama judicial sindicados o presos por corrupción. Como tampoco me cabe duda de que esta coral de descrédito dirigida hipócritamente por miembros del gobierno y del partido gobernante, va más allá de estos nefandos episodios de corrupción a la que han contribuido los que hoy las acusan; y va más allá porque se pretende subvertir la supremacía constitucional y su mecanismo de cierre jurídico para que el gobierno de turno y su mayoría hagan y cambien leyes sin ningún control, poniendo en máximo riesgo al estado de derecho del cual la Corte constitucional es guardiana, más allá de los magistrados que la conformen actualmente y de los muñecos que se chucen en las cárceles de alta seguridad y confort y en las oficinas oficiosas.

Y, en fin, tampoco me cabe duda de que el actual gobierno norteamericano, en los desayunos americanos del embajador, hace mella del descrédito de nuestra corte socavando la soberanía jurídica nacional; y que poco honor le hacen a la dignidad de esa soberanía y a la majestad de nuestro estado de derecho nacional quienes lloran por un papel, que eso es una visa, o añoran el soso mantel de la embajada gringa, siendo el mundo tan ancho y habiendo tantos restaurantes.

P.D.  ¿Será que si a uno le quitan la visa para Estados Unidos, no puede leer literatura gringa o escuchar Jazz?   


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018