Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 14 de noviembre 2019
14/11/2019
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias
Opinión

El indescifrable electorado de Medellín para Alcaldía

08/11/2019
Por: Juan Carlos Escobar E. y Felipe Nieto P., profesores Instituto de Estudios Políticos UdeA

« ... En política lo único cierto es lo que ya pasó. Esta premisa, con mayor razón, se ajusta a las elecciones para la Alcaldía de Medellín, las cuales han demostrado que el electorado en la ciudad se ha tornado cada vez más indescifrable... » 

En política lo único cierto es lo que ya pasó. Esta premisa, con mayor razón, se ajusta a las elecciones para la Alcaldía de Medellín, las cuales han demostrado que el electorado en la ciudad se ha tornado cada vez más indescifrable. Este artículo tiene por objetivo analizar los resultados de las recientes elecciones a la Alcaldía de Medellín.

1. Antecedentes

Un recorrido rápido de lo que han sido los procesos electorales en Medellín a la alcaldía, muestra dos momentos claramente diferenciados desde que tenemos Elección Popular de Alcalde. Un primer momento, entre 1988 y 2000, caracterizado por el dominio bipartidista.

Los dos partidos tradicionales (con facciones y coaliciones) ganaban sin contratiempos ni sorpresas la alcaldía, y las opciones alternativas no tenían casi ninguna figuración. Pronosticar quien ganaría era todavía posible y el voto de premio o castigo por la administración de turno ayudaba entender lo que podría pasar.

Desde el 2003, la disputa por el poder local en Medellín no volvería a ser igual. En dicho año, el fenómeno Fajardo derrota el bipartidismo e inaugura un nuevo ciclo electoral en la ciudad. Pueden señalarse algunas tendencias que marcaron las elecciones a la Alcaldía de Medellín entre 2003 y 2015, y en las que se enmarcan las elecciones de 2019: primero, la aparición de nuevos actores (partidos y políticos) que han ingresado al escenario electoral y lo han hecho de manera exitosa, a diferencia de quienes lo intentaron en los años noventa.

Segundo, una disputa por la alcaldía cada vez más cerrada, reñida, polarizada y centrada siempre, al final de la contienda, en dos candidaturas. Tercero, los partidos tradicionales, por sí solos, tienen cada vez menos juego y menos posibilidades de ganar la alcaldía, a no ser que lo hagan como parte de coaliciones heterogéneas, como pasó con Aníbal Gaviria en 2011. Y por último, el fenómeno del uribismo entra fuerte a la lucha por el poder local desde 2015 y traslada a este escenario la disputa que desde 2002 conocíamos en el país entre uribismo y antiuribismo.

Todos estos ingredientes han hecho que el cargo de Alcalde de Medellín siga siendo apetecido y que el resultado sea cada vez menos predecible, más incierto, y donde las encuestas ya no atinan el resultado aunque prefiguran la tendencia. En la ciudad cuna del uribismo, donde esta corriente vota copiosamente a sus candidatos a corporaciones públicas y presidencia, donde el No al Plebiscito triunfó categóricamente, es derrotado dos veces el partido de Uribe a la alcaldía. ¿Qué factores pueden explicar esto?

2. ¿Qué pasó el 27 de octubre?

En comparación con los comicios de 2015, la elección del Alcalde de Medellín en 2019 registró un leve aumento en términos de la participación, la cual fue de 50,10 %, correspondiente a 833.210 votos. Daniel Quintero, inscrito por el Grupo Significativo de Ciudadanos Independientes, logró revertir lo pronosticado en las encuestas y se ubicó en el primer lugar. Nuevamente la alcaldía fue esquiva para el uribismo, pues su candidato, Alfredo Ramos, fue segundo. A Santiago Gómez, “el de Fico”, no le funcionó mostrarse como el de la continuidad y terminó tercero.

2.1 El uribismo no es todo poderoso ni homogéneo 

Luego del triunfo del uribismo en el Plebiscito de 2016 y en las elecciones presidenciales de 2018, los comicios locales de 2019 se configuraron como un térmometro que midió la fuerza del Centro Democrático en el nivel subnacional. En Medellín, la derrota de Alfredo Ramos, luego de haber liderado las encuestas, confirma que si bien el uribismo dispone de una fuerza electoral hegemónica en las elecciones nacionales, en la disputa por la alcaldía se muestra vulnerable. La incapacidad del Centro Democrático por obtener la alcaldía de Medellín demuestra que el uribismo no es todo poderoso, ni siquiera en su propia tierra.

Además, estos comicios permiten evidenciar que el uribismo no es tan homogéneo como se muestra, ni como lo quieren mostrar. Ningún partido lo es. La distancia entre la campaña de Ramos y “Los Paolos” (grupo liderado por la Senadora Paola Holguín) y la cercanía de estos con “el de Fico”, reflejan que al interior Centro Democrático confluyen diversos matices que, en ocasiones, tiran para lados distintos. En definitiva, estas divisiones y la
incapacidad para lograr acuerdos internos, incidieron en los resultados finales.

Desde la perspectiva del elector también es posible comprender la derrota del uribismo en la Alcaldía de Medellín. En estas elecciones, los ciudadanos apelaron al voto útil, pues cerca del 80% de los sufragios se concentraron en los tres candidatos más opcionados por las encuestas, siendo Daniel Quintero el mayor beneficiado. Esta interpretación se complementa con la existencia, cada vez más fuerte, de un voto antiuribista en Medellín, cuya expresión pudo ser reforzada por el evidente desgaste del Gobierno de Iván Duque y por el actual proceso que enfrenta el expresidente Uribe ante la Corte Suprema de Justicia. En definitiva, el Centro Democrático está en deuda por validar su poderío electoral en la Alcaldía de Medellín.

2.2 Los aciertos de Daniel Quintero

Por su parte, la victoria de Daniel Quintero en las elecciones de 2019 obedece también a algunos aciertos potenciados por su campaña. En primer lugar, Quintero logró copar adecuadamente el sector del electorado independiente, captando mayoritariamente los votos de los ciudadanos que no responden a las estructuras partidistas tradicionales. Esto se relaciona con el uso de un discurso antipartidista- el cual ha sido funcional en  candidaturas anteriores-, lo que le permitió a Quintero mostrarse ante los electores como un candidato creíble, independiente y sin jefes políticos, que representa los intereses de aquel sector de la ciudadanía que es distante a los partidos políticos.

Sin embargo, esto no quiere decir que Quintero estuviese al margen de las maquinarias partidistas, pues durante su campaña recibió el apoyo de figuras relevantes como Iván Darío Agudelo, Senador del Partido Liberal, y se benefició del trabajo político que durante varios lustros ha hecho en la ciudad su mayor escudero, Luis Bernardo Vélez. No se trata de maquinarias completas de partidos puestas al servicio de la candidatura, pero sí de personajes que ostentan trabajo político y
votos en la ciudad.

En segundo lugar, Quintero sacó ventaja de sus conocimientos en las TICs para establecer una importante estrategia en redes que no solo contribuyó a que el candidato se inscribiera en la agenda pública sino también para que su visión y su posición frente a ciertos temas de la ciudad llegara a los electores. Además, el alcalde electo de Medellín logró convencer a los ciudadanos gracias a su capacidad comunicativa, su empatía y la imagen renovadora de la política que expresa, lo que contribuyó igualmente a que Quintero fuera el gran ganador el pasado 27 de octubre.

2.3 Las otras candidaturas

Además de lo dicho sobre el Uribismo y los aciertos de la candidatura de Quintero, son importantes otras consideraciones sobre la contienda electoral. De un lado, la imposibilidad de la alianza Ramos-Gómez dividió el voto de centro derecha. Aunque Santiago Gómez tenía un nicho fuerte en los contratistas y funcionarios de la actual alcaldía, los votos del grupo uribista de “Los Paolos” parecen haber migrado hacia su candidatura, una sospecha que se volvió cada vez más evidente (ver: https://www.las2orillas.co/paola-holguin-la- responsable-de-la-debacle-electoral-de-alfredo-ramos-en-medellin/). De otro lado, Juan David Valderrama y Beatriz Rave llegaron tarde a un electorado independiente que Quintero supo captar anticipadamente con un tono radical al principio (contra los manejos de EPM e Hidroituango) y luego conciliador (ni con Uribe ni con Petro). Al final, la poca votación de Valderrama y Rave advierte la presencia de un voto de aquellos que simpatizaban con uno de los dos, pero prefirieron que su voto incidiera en el resultado.

3. Conclusión

Nunca ha sido tarea de los estudios electorales adivinar resultados, pero hubo un tiempo en el que había menos riesgos de equivocarse al pronosticar quien ganaría la Alcaldía de Medellín. El electorado de Medellín ha cambiado y demostrado ser indescifrable cuando de alcaldía se trata, al menos en las últimas contiendas. Se requiere la combinación de algunos factores, como los expuestos, y conocer los antecedentes recientes de las elecciones de la alcaldía en la ciudad para intentar explicar, a posteriori, resultados como los del 27 de octubre pasado.

Ver acá artículo completo de este análisis

Este texto fue publicado en Corporación Viva la Ciudadanía


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018