Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
miércoles, 22 de enero 2020
22/01/2020
Síguenos

Opinión

UdeA Noticias

Ser música

09/12/2019
Por: Eufrasio Guzmán Mesa, profesor Instituto de Filosofía UdeA

Quizás no hay una forma más hermosa de la sinergia que la que es inherente al coro, al dúo y a toda coordinación de instrumentos y voces para dar lugar a algo nuevo, refrescante y profundamente humano

Una de las más bellas etimologías es la que tiene la palabra música. Luis Gil, oponiéndose a lo aceptado, la relaciona no con las musas y la técnica sino con el verbo “mor”, formar y el término “psique”, alma. Darle forma al alma. Y es ese el sentido que quiero explorar en esta columna.

Lea también: Incendiarios


¿Qué tal el comienzo del último mes año en un estallido descomunal? La ya aceptada “alborada” es un signo de los tiempos, que comience en Medellín con los estampidos de la pólvora, los “tumbarranchos”, los silbadores y otras piezas explosivas, es diciente.

Pero no es música todo ese ruido de fin de año y, si hay que darle forma al alma, yo quisiera saber si el tambor o la tambora imprimen un ritmo y a los pies habrá que preguntarles si somos marchistas que han escogido las cacerolas y las ollas para con su golpe descubrir nuevos caminos para hacer política. 

¿Están lejanos los días en que los colegios de Medellín marchábamos al son de las bandas militares? Y eso de tener una banda de música militar en los colegios no es irrelevante.

Y por supuesto que no es irrelevante hacer un esfuerzo educativo y constructivo hasta llegar a fundar orquestas juveniles, pero naturalmente hay diferencias entre el ritmo militar, el cacerolazo, el rap, el ruido de la tumbadora y un esfuerzo en el cual ya la armonía, el ritmo y los motivos se conviertan en una sustancia que le da forma a nuestro vivir.

Saludo que ya no existan tantas bandas colegiales que repiten motivos militares y por el contrario es bueno saludar la diversidad de la expresión como forma de la diversidad de las formas de ser.

Quizás no hay una forma más hermosa de la sinergia que la que es inherente al coro, al dúo y a toda coordinación de instrumentos y voces para dar lugar a algo nuevo, refrescante y profundamente humano. Yo hago parte de aquellos seres humanos que nos enorgullecemos de la música que hemos escuchado voluntariamente y por el contrario me molesta soportar un contexto sonoro para el cual yo no estoy preparado.

Le puede interesar: El rostro de Jano del control
 

Los grandes creadores que he conocido han tenido una vida musical, así sea en el bolero o el son cubano, o Bach, Mozart y Beethoven o que tomen la escuela de música como laboratorio vital para la búsqueda de sí mismo. Viene ahora a mi memoria: “Las campanas de la iglesia están sonando, anunciando que el año viejo se va, alegría del año nuevo viene ya” ...

Una canción inolvidable y una bella frase que describe el llamado del ser humano que es ser musical de alguna manera y hay muchas maneras de hacerlo o de serlo. Por ejemplo, el mundo del rap, lo entendí escuchando un estudiante que para su indagación de curso eligió esa expresión musical para hacerla comprensible al grupo.

El rap ha partido de unas urgencias, de una vivencia del cuerpo, de la esquina y la calle y trata de plasmar un mundo y un sentir en unas tonadas, palabras, repeticiones y cadencias que no son irrelevantes. Lo que no parece entrañar armonía alguna son los cacerolazos y los enfrentamientos con la fuerza pública al estampido terrible de las armas no convencionales.

Este texto fue publicado en el periódico El Mundo el jueves 5 de diciembre de 2019


Nota

Este es el espacio de opinión del Portal Universitario, destinado a columnistas que voluntariamente expresan sus posturas sobre temáticas elegidas por ellos mismos. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan una opinión o posición institucional de la Universidad de Antioquia.

Correo del contacto
[57+4] 219 50 19
Lo más popular
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2018