Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 9 de agosto 2020
09/08/2020
Síguenos

Listado

En memoria de nuestro profesor Héctor Abad Gómez

El 25 de agosto se cumplieron 30 años del asesinato del médico y especialista en Salud Pública, Héctor Abad Gómez, personaje ilustres de nuestra Facultad, quien dejó un legado extenso por su lucha para acabar con la violencia y garantizar el cumplimiento de los derechos humanos. En nuestra Facultad conmemoramos su vida y sus enseñanzas a favor de los más necesitados. 

Para conmemorar su legado, el pasado viernes 25 se le realizó un sentido homenaje al maestro, en la Cátedra Héctor Abad Gómez, que tuvo lugar en la facultad de Salud Pública de la UdeA. Como invitado especial asistió Todd Howland, alto comisionado de la  ONU Colombia para los Derechos Humanos.

Con motivo de esta fecha, les compartimos el siguiente texto, escrito por Hernán Mira Fernández, coordinador de la Cátedra Héctor Abad Gómez de las facultades de Medicina y Salud Pública de la UdeA. 

Héctor Abad Gómez, héroe moral

Por: Hernán Mira Fernández

“La ‘mejor forma de vivir’ –en el sentido ético de la expresión- es aquella que se preocupa por los que viven peor”, Victoria Camps

Ustedes saben y nosotros también que el derecho, tal como está en el mundo, únicamente se discute entre quienes ostentan el poder, mientras que los fuertes hacen lo que pueden y los débiles sufren lo que deben. Esa, cuenta la historia, fue la brutal respuesta de los atenienses a los emisarios enviados por los habitantes de Melos para tratar de razonar con los amos del océano. Y esa respuesta que sigue teniendo alguna vigencia ahora, era casi la constante en el año 1987, varios a su alrededor, y en ese día aciago en el que asesinaron a Héctor Abad, junto a Leonardo Betancur, profesores de la Universidad de Antioquia y abanderados de la lucha por los Derechos Humanos. No lograron ellos, como los meliones, que los poderosos de entonces entraran en razón de humanidad y, por el contrario, cayeron acallados por las balas.

La lucha por los Derechos Humanos sí que es una, la máxima, de sangre, sudor y lágrimas. Y con eso pagó Abad, su familia y la Universidad de Antioquia, a la que dedicó lo mejor de su vida. Quienes ahora, en el luctuoso aniversario de su muerte violenta, lo recordamos somos responsables  de la herencia que dejó, quien se esforzó por rescatar algo del bien de las ruinas y cenizas que ha dejado la hoguera de terribles injusticias. Lo alentador, dice Anders Kompass, el inolvidable comisionado para Derechos Humanos en Colombia, es que estos hombres y mujeres de buena voluntad pueden hacer la diferencia. La imaginación, las acciones, los sacrificios y el ejemplo personal de ellos, han contribuido a crecer las posibilidades a favor de la razón y la conciencia y en contra del poder y sus intereses.

El derecho a la memoria se convierte en un deber, un problema moral, para los que sobreviven. Significa el reconocimiento del derecho a ser recordado a los que trataron de negarles esa posibilidad, quienes los asesinaron. La memoria es la condición necesaria para el logro de la identidad; somos nuestra memoria, plantea Castilla del Pino. El deber de ‘los que venimos después’ es hacer sobrevivir a quienes se hizo morir por buscar una causa justa. No hay otra forma de subsanar el vacío dejado. Revivirlos de verdad y en la práctica de su lucha por la democracia y la civilidad, es el fundamento moral de recordarlos. Nos obliga a los ciudadanos y a los universitarios, preguntarnos si su huella ha quedado como impronta en la sociedad y la Universidad en su deber de formar, practicar y difundir la democracia, la autonomía, la equidad y la fraternidad. O sí, como los atenienses, dejamos que el derecho se discuta y se aplique con privilegios entre quienes están en el poder o los que se acojan en su sombrilla, acríticamente y sin pedir cuentas.

Tener valor, esa primera virtud defendida por los griegos y que Abad recogía pidiendo “recuperar el valor del valor”, era la gran estirpe de este gran luchador. Pero no solo tener valor, sino valores y entregarse a ellos desinteresadamente y sin medir consecuencias hasta encontrar la peor, la muerte. Así son los héroes morales, seres humanos autónomos que cumpliendo ideales de la más alta moralidad, deciden vivir con irrenunciable fidelidad a ellos y al servicio de los demás. El héroe es un reformador y renovador social, moral, ético y político que aspira a transformar la realidad en aras de su ideal. Enfrentarse a un héroe moral amplia la percepción de las propias debilidades, las luchas internas y amplía los puntos de vista. Eso obliga, ahora, a repensar el compromiso con los Derechos Humanos en memoria moral de los inmolados.

Poseemos también lo que perdemos. Treinta años después, es deber de nosotros recordar al maestro no solo volviéndolo a pasar por el corazón, sino por la razón de su compromiso con la vida, la sociedad y la academia. Quienes están más alto en la escala social, tienen más obligaciones éticas, dice también Camps. En este tiempo que revive la memoria de Héctor Abad Gómez, ciudadano integral y luchador infatigable por los DD. HH., es hora de preguntarnos desde la ciudadanía y la Universidad, sí estamos preservando y actuando en su memoria, más aún como memoria moral.

Los invitamos a que lean el especial 1987 en la memoria, que recuerda y reflexiona sobre la vida y obra de Héctor Abad Gómez, Luis Felipe Vélez y Leonardo Betancur, líderes sociales y defensores de los Derechos Humanos que fueron asesinados ese 25 de agosto de 1987.  

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020