Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
domingo, 9 de agosto 2020
09/08/2020
Síguenos

Listado

Graduada la primera cohorte de la Maestría en Educación superior en Salud

De los siete primeros magísteres en Educación Superior en Salud del país, seis son profesores de la Facultad de Medicina, unidad académica de la UdeA que creó este pertinente programa hace tres años. Hoy, con la entrega a la sociedad de sus primeros egresados, este proceso educativo de formadores tiene valiosos logros, oportunidades y retos en la región y el país.

 

En los albores de la primera cohorte de la en maestría en Educación superior en salud, ya se comienzan a percibir los invaluables aportes de este programa al desarrollo de la docencia en la región y a la comprensión de las habilidades que se desarrollan con la profesionalización del quehacer docente en las áreas de la salud.

Nuestros primeros egresados son los profesores de la Facultad Andrés Zapata Cárdenas, Julián Humberto Ramírez Urrea, Santiago Patiño Giraldo, médicos internistas; así como Nurvey Elena Cano Marín, instrumentadora quirúrgica;  Jaime Alberto Pérez Giraldo, médico deportólogo; Olga Francisca Salazar Blanco, médica pediatra y Elizabeth López Henao, bacterióloga.

En el contexto del sector salud en Colombia, la formación integral, pertinente, e interdisciplinaria es un componente fundamental para asegurar recurso humano de calidad que aporte a la construcción de un sistema más equilibrado, justo e incluyente; por lo tanto la Universidad de Antioquia le apuesta a la profesionalización de la educación superior en salud.

Cruzana Amparo Echeverri, coordinadora de la maestría, en un ejercicio reflexivo a tres años de abrir este programa, asegura que se requiere porque “el quehacer de un profesional dedicado a la docencia no es el que le da su título de médico, nutricionista o instrumentador; su desempeño es docente, por tanto, todo docente debe saber sobre educación y pedagogía, debe tener conocimiento del qué y del cómo se educa en salud, cómo se orienta al otro para que aprenda algo específico, cómo se valoran los  logros de estudiantes y se potencian las capacidades de estos, cómo se organizan y administran los programas académicos, pero sobre todo, para responderse a la pregunta para qué educar y en qué condiciones se realiza esta educación”.

Esta maestría, además de generar condiciones óptimas de aprendizaje, desarrolla en los profesores competencias didácticas y de comunicación, comprensión de la intencionalidad de los currículos y reflexiones para saber evaluar y educar según el proyecto de vida de cada estudiante y de la sociedad. También permite a estos profesionales tener una mirada humanista, realizar investigaciones para transformar los sistemas educativos desde la vida y la salud, que a su vez aportan al desarrollo docente y devuelve la rigurosidad, conciencia y responsabilidad de transmitir sus conocimientos científicos y clínicos a los estudiantes.

Las maestría me cambió la forma de pensar y, ese cambio redunda en que cuando enseño tengo más conciencia del cuidado y la disciplina frente a esta tarea”, explica el profesor Julián Humberto Ramírez Urrea, coordinador del curso Adultez I de Medicina, quien recibió este año, por parte de la Academia de Medicina de Medellín, el reconocimiento a Mejor Profesor de Ciencias Clínicas. “El enriquecimiento de la maestría es a nivel personal y profesional. Antes me hacía muchas preguntas, como ¿por qué algunos estudiante no aprendían?, ¿cómo no hacerle daño al estudiante en algunos procesos, así no sea esa intención? Y eso me llevó a aprovechar la oportunidad que la Facultad nos dio al ingresar a la maestría, que nos dio elementos para responder  a esas preguntas y hacerse otras más profundas, propias de la educación integral, del tipo de hombre que queremos educar y la mejor forma para hacerlo”.

Desde sus tres líneas de profundización: Currículo y salud, Comunicación y salud y Didáctica y salud, este posgrado permite la transformación de procesos educativos, en coherencia con las tendencias actuales de la educación superior en salud y con los lineamientos éticos y bioéticos que exige el contexto social y cultural.

Para el profesor Jaime Pérez Giraldo, coordinador de Autorregulación y autoconservación para los pregrados de Instrumentación Quirúrgica y Medicina, su interés está en la pedagogía: “La maestría indudablemente fortalece los procesos enseñanza-aprendizaje, en particular, la didáctica. Es cómo ese conocimiento científico que tenemos se traduce y se entrega al estudiante para favorecer su proceso de aprendizaje desde sus propias condiciones. Lo estudiado en la maestría faculta ese proceso, para que los estudiantes se empoderen y se apropien para llegar al conocimiento. Si logramos eso se están formando profesionales idóneos y ciudadanos capaces de transformar la sociedad y el quehacer del ejercicio de cualquier área de la salud”, comenta.

Hallazgos investigativos, grandes aportes para los procesos formativos

La maestría, gracias a los proyectos de investigación realizados durante la formación, permitió la formulación, dirección, ejecución y evaluación de estrategias de desarrollo educativo en el área de la salud, en este caso, enfocadas en las necesidades y falencias percibidas en el proceso formativo de la Facultad de Medicina de la UdeA.

En esta primera cohorte, la producción de conocimiento hizo grandes aportes desde las líneas de profundización. De los seis trabajos de grado, cuatro obtuvieron mención Cum laude. Uno de ellos fue el del profesor Jaime Pérez con su trabajo “Cómo incide la correlación básico-clínica en el desarrollo de las capacidades analíticas de los estudiantes de Medicina en las áreas de fundamentación”, el cual logró hallar una estrategia para que los conocimientos básicos que los estudiantes reciben en áreas como fisiología, patología y morfología, sean recordables y aplicables al momento que se enfrentan con un paciente.

El profesor explica que “cuando el estudiante pone sus conocimientos en práctica y enfrenta lo que está pasando en el paciente, será capaz no solo de interpretar, sino plantear el diagnóstico y posibilidades de manejo. La metodología para abordar este conocimiento fueron los grupos focales de estudiantes que pasaron por esos cursos; al interrogarlos evocaban su experiencia en años anteriores y más que los conceptos, los estudiantes recordaban al paciente. Nos dimos cuenta que el paciente en estos ejercicios se convierte en un elemento de recordación que les hace mucho más fácil aplicar los conceptos a nuevos problemas y situaciones que enfrentan diariamente”.

Otro trabajo que obtuvo mención especial fue “La autoevaluación formativa desde la mirada de los residentes del posgrado de Medicina Interna de la Universidad de Antioquia, Colombia”, realizado por los profesores Andrés Zapata Cárdenas y Julián Humberto Ramírez, el cual aporta  conceptualmente al ajuste del reglamento específico para los posgrados de la Facultad de Medicina.

Los proyectos de investigación “El universo relacional en las prácticas académicas de la Facultad de Medicina de la UdeA, vistos por los docentes”, de Olga Francisca Salazar; y “Representaciones sociales de profesores acerca del proceso de evaluación de los aprendizajes implementado a partir de la reforma curricular en el pregrado de Instrumentación Quirúrgica, Facultad de Medicina, UdeA, Colombia”, de Nurvey Elena Cano Marín, también obtuvieron mención de honor.

¿Cómo se continúa fortaleciendo la maestría?

La autoevaluación de los programas permite el mejoramiento continuo y la garantía de la calidad en los procesos y enfoques, más aún cuando se cumple el ciclo formativo de los primeros estudiantes, quienes comienzan la aplicación de estos conocimientos como egresados. “En la Facultad ya se reconocen los aportes de los profesores desde sus proyectos de investigación. En el horizonte social se espera posicionar el programa en ámbito nacional. Es posible que a partir del proceso de autoevaluación se generen cambios programáticos y metodológicos que faciliten el acceso a este campo de profesionalización de la docencia en Educación superior en salud”, enfatiza la profesora Cruzana al hablar sobre la proyección de la maestría.

Dando respuesta a las necesidades, la Facultad ha dispuesto los medios para que, hasta ahora, 23 de sus profesores realicen la maestría. Así mismo, las instituciones aliadas reconocen la importancia de esta maestría, al apostarle a la formación de su talento humano. Actualmente hay estudiantes de la Universidad Cooperativa de Colombia, CES, IPS Universitaria y del Hospital Pablo Tobón Uribe.

 

54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación Universidad de Antioquia
No + filas
No + filas
No + filas
ORACLE
Hacemos Memoria
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020