Esp
miércoles, 20 de septiembre 2017
20/09/2017
Síguenos

Listado

¿Polución marina en Isla Cayo Serrana?

Serrana es el complejo arrecifal más recóndito de Colombia. Los expedicionarios de Seaflower, entre ellos investigadores de la UdeA, encontraron una alta biodiversidad marina y costera en contraste con 60 kilogramos de plástico recolectados durante la travesía.

Fotos: cortesía Paula Quiceno, expedicionaria de la Universidad de Antioquia.

La Expedición Científica Seaflower 2016 Isla Cayo Serrana comenzó en Providencia el 18 de agosto pasado. Expedicionarios de todo el país, 113 en total, navegaron 150 kilómetros durante once horas en dirección al noreste a bordo del Buque oceanográfico ARC Providencia de la Armada Nacional de Colombia.  Con el propósito de identificar la ecología insular y la conectividad de los ecosistemas marinos y costeros, 28 instituciones públicas y privadas de todo el país conjugan recursos y saberes que se materializan en 22 proyectos de investigación en curso.

Aunque su nombre oficial es “Isla Cayo Serrana” en realidad  Serrana comprende un complejo arrecifal que consta de la Isla Cayo Serrana, cinco cayos más pequeños y cuatro bancos de arena. Hasta allí llegaron oceanógrafos, biológos marinos, geológos, ingenieros y demás expertos en diversas áreas del conocimiento en un trabajo mancomunado para conocer y posteriormente conservar este lugar del planeta.

Colombia, a través de instituciones públicas y privadas -entre ellas las Universidades-, ha hecho grandes esfuerzos durante los últimos años por conocer la biodiversidad marina y costera de la Reserva de Biosfera Seaflower. Con una extensión de 180.000 kilómetros de área marina, Seaflower alberga  la tercera barrera coralina más grande del mundo, la cual a su vez representa el  75% de las áreas coralinas tropicales del país. En el año 2000 es declarada como Patrimonio de la humanidad por la Unesco y se estima que en ella habitan más de 400 especies de formas de vida: corales duros y blandos, reptiles, aves, medusas, moluscos, crustáceos y peces, siendo así una de las reservas de biosfera más grandes del mundo. Las reservas de biosfera son ecosistemas terrestres, marinos o costeros reconocidos a nivel mundial y destinados para la conservación, la investigación, la educación ambiental y la variación genética, entre otras funciones.

La Expedición Seaflower se enmarca en una estrategia nacional liderada desde la Presidencia de la Republica que le apunta al ejercicio de la soberanía en soberanía en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina que propende justamente fortalecer el manejo y la conservación de Reserva de Biósfera “Seaflower”.  Materializar este macro objetivo se logra con la articulación institucional de entidades como la Armada Nacional (ARC), la Dirección General Marítima (DIMAR), la Gobernación del Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina a través de su Secretaría de Agricultura y Pesca, Colciencias a través de su programa Colombia Bio, la Comisión Colombiana del Océano (CCO), la Universidad de los Andes y la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (CORALINA), entre otras, todas ellas encaminadas al propósito de  avanzar en el conocimiento que se tiene de este reservorio de vida para la humanidad.

Se trata pues de una zona con un alto valor ecológico que apenas comienza a descubrirse. La Universidad de Antioquia a través de la Corporación Académica Ambiental, el Grupo de Investigación en Gestión y Modelación Ambiental GAIA, y el Grupo de Investigación Limnobase y Biotamar se articuló a la Expedición Seaflower 2016 con dos proyectos de investigación: el primero, encaminado a comparar la diversidad ecológica y funcional de macroalgas, equinodermos, poliquetos, crustáceos y larvas de bivalvos entre Isla Fuerte y Cayo Serrana y el segundo, que busca responder la pregunta ¿Es la Isla Cayo de Serrana ausente de polución marina?

Así mismo en el año 2015, la Universidad de Antioquia participó en la II Expedición Científica Seafower que durante ese año visitó Cayo Roncador y cuyos resultados buscan demostrar por qué Colombia es más biodiversa de lo que se estima. Lee también Nuestros mares son más ricos de lo que pensábamos.

Con la información recolectada en años anteriores en Isla Fuerte y Cayo Roncador y con la participación de los docentes de la Universidad de Antioquia: Paula Andrea Quiceno Cuartas, Mario Hernán Londoño Mesa y  Jairo León Zapata Martínez; y de la Universidad CES:  Lizette Irene Quan Young y María José Sanín; este proyecto busca comparar la diversidad en las especies mencionadas: “La Isla Cayo Serrana es diferente a Cayo Roncador, tanto en tamaño como en algunos ecosistemas, encontramos muchas especies que yo había descrito nuevas para el Caribe mexicano y que aumenta la distribución para esas zonas y de otro lado podemos comparar Cayo Roncador y Cayo Serrana que son islas oceánicas con Isla Fuerte, que es una isla continental, de esta forma podremos ver la influencia que tiene el continente sobre la isla” relata el docente Mario Londoño.

Para entender la diversidad ecológica y funcional de estos ecosistemas,  los investigadores recolectaron rocas coralinas entre uno y seis metros de profundidad, posteriormente con una navaja raspaban las algas que estaban en la superficie y posteriormente con un cincel y un martillo se fragmentaban las piedras: “A nosotros nos llamaban los picapiedras, pues nuestra labor era en buena medida picar las piedras para poder separar la infauna; es decir, los organismos presentes en las rocas para luego clasificarlos” relata la investigadora Paula Quiceno.

Por su parte para Lizette Irene Quan Young, uno de los aspectos más valiosos de la Expedición era el colegaje y trabajo en equipo, a pesar de que cada grupo era totalmente independiente de los demás: “Para mí fue muy impactante ver la cantidades de investigadores, instituciones en este trabajo colaborativo desde puntos de vista tan diversos y complementarios a la vez”.

El segundo proyecto enmarcado en esta Expedición, fue liderado por la profesora Ana Judith Giraldo y Michael Gómez, estudiante de maestría en Ingeniería Ambiental y nativo de la Isla de San Andrés. “Esto es algo novedoso e innovador para el país, pues es la primera vez que analizamos el efecto antropogénico de los residuos sólidos, conocidos como  polución marina flotante y su impacto negativo en los ecosistemas marinos y costeros. Es un problema global que está en aumento y lo más preocupante es que tal vez persista por cientos de años. Es mucho lo que hay por hacerse: las cosas no están tan prístinas como creíamos y realmente este impacto de conectividad se ve en todos los rincones del planeta por muy alejados que estén” comenta la profesora Ana Judith Giraldo.

Pese a que Isla Cayo Serrana no ha sido habitada y se ejercen controles sobre las embarcaciones turísticas y pesqueras por parte de la Armada Nacional de Colombia, pues la presencia institucional se ha fortalecido tras el litigio con Nicaragua sobre la soberanía colombiana en estas islas y áreas marítimas ocurrido en el año 2012, las corrientes interoceánicas han logrado impactar un lugar tan biodiverso.

La polución marina, especialmente la descarga indiscriminada de plástico al mar, se ha considerado un problema emergente en la salud de los océanos y  el efecto negativo que está produciendo en todos los niveles de la cadena trófica marina: “Uno de los  resultados preliminares que más nos impacta muestra la recolección de residuos sólidos en uno de los cayos del sistema que asciende a 60 kilogramos provenientes de diferentes partes del mundo. Este cayo, llamado también Isla de los pájaros,  ya que es un área donde anidan aproximadamente 5 especies de aves y de una dimensión aproximada de 200 mt cuadrados, interesantemente,  se encuentra en la parte más septentrional de la Isla Cayo serrana” Argumenta la docente Giraldo.

“Para nosotros fue impactante ver cómo estas cinco especies de aves, que no son migratorias sino residentes, utilizan restos de suelos de chanclas para hacer sus nidos y posiblemente estén también ingiriendo esas basuras, a nosotros en la expedición nos reconocían por ser el basurero municipal, si hubiéramos llevado 60 bolsas más de basura, estoy seguro que las hubieramos llenado, encontramos principalmente botellas plásticas y de vidrio de todas partes del mundo desde Jamaica, Trinidad y Tobago hasta Colombia, además del icopor, la espuma y sandalias de todos los tamaños, estilos y colores” comenta con preocupación Michael Ezequiel Gómez.  

El llamado para disminuir el consumo de plástico es global y compromete a todos los habitantes del planeta, pues debido al ciclo del agua, que nace en las montañas y viaja hasta llegar al mar todo lo que se genere al interior del continente irremediablemente va a parar al mar, llegando a afectar incluso un lugar que se consideraba prístino antes de la visita de los expedicionarios

El impacto de las acciones humanas es más evidente en las islas, la docente Giraldo hace un llamado para re pensar el concepto de las basuras, “realmente el concepto de basura no existe pues no hay nada que no sea reciclable, absolutamente todo se puede reutilizar, debemos hacer un cambio cultural que es muy lento, pero hay que hacerlo, sobre todo en los niños”

La docente Quiceno advierte que la principal amenaza de estos ecosistemas es el desconocimiento de su biodiversidad: “si no conocemos no podemos proteger y si no protegemos, podemos perder esta riqueza. Somos un país megadiverso en aves, mamíferos, vertebrados, anfibios y mariposas, pero tenemos dos océanos y la diversidad allí puede ser mayor que la megadiversidad encontrada en la tierra, de ahí la importancia conocerlo”

El trabajo a seguir por parte de los investigadores incluye los análisis comparativos y la clasificación del material colectado, tanto de las especies como de los residuos sólidos. Así mismo, todo el equipo se prepara para la próxima expedición que visitará Cayo Serranilla.

 

 

Portal U de A - Redes Sociales - WCV(JSR 286)

Acciones

Portal UdeA - Iconos Footer - WCV(JSR 286)

Acciones
54d4db3244a5e15c6a21152b_logo-renata.png
54d4db5924c957e253bd5fa5_logo-ruana.png
54d4db63ae77e15e6afe94a0_logo-universia.png
54d4db6add1988d75368ecff_logo-icetex.png
54d4db7744a5e15c6a211531_logo-colombiaprende.png
54d4db7edd1988d75368ed05_logo-gobiernolinea.png
54d4db86dd1988d75368ed09_logo-canalu.png
54d4db9644a5e15c6a211534_logo-cis.png
54d4db9d44a5e15c6a211535_logo-colciencias.png
54d4dba444a5e15c6a211539_logo-ips.png
Sistema Único de Información de Trámites - SUIT
54d4dbb7ae77e15e6afe94a4_logo-redemprendia.png
54d4dbbfdd1988d75368ed14_logo-colombia.png
Fundación UdeA
No + filas
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282 | Peticiones, Quejas, Reclamos y Sugerencias
NIT 890980040-8
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2017