Teclas de Ayuda de acceso Rápido

ALT + 1 Inicio

ALT + 2 Noticias

ALT + 3 Mapa de sitio

ALT + 4 Búsqueda

ALT + 5 Preguntas frecuentes

ALT + 6 Atención al ciudadano

ALT + 7 Quejas y reclamos

ALT + 8 Iniciar Sesión

ALT + 9 Directorio telefónico

Botones de Accesibilidad

Letra:

Contraste:

Esp
jueves, 21 de enero 2021
21/01/2021
Síguenos

Listado

Mujeres, pandemia y estrés

“¡Dame un minuto le doy al almuerzo al niño, sí…ya te envío el documento…Julián quédate quieto! Aguacates, limones...riiiiiiing suena el teléfono …Aló, sí ya reviso, dame unos minutos que después de hora de almuerzo lo hago” … ¿Te suena familiar?

Mujeres, agotadas y afectadas a causa de la pandemia, es la cotidianidad que hoy en día vivenciamos… Un trabajo en casa sin precedentes que dejará grandes secuelas en la salud física, mental y emocional; no solo de las mujeres especialmente con hijos en casa, sino en sus hijos, compañeros y familia cercana.

Yuri Arango Bernal, profesional del área de la salud, manifiesta que “Hemos tenido que adaptarnos a infinidad de acuerdos y desacuerdos para poder contemplar el mundo con todas sus diferencias. Pasar de las rutinas que ya teníamos organizadas en lo laboral, con los hijos, con muchas demandas y necesidades que deben ser atendidas por la inmediatez: la escuela, el cuidado de la salud de la casa, frente al temor de la situación y los cambios respecto a la COVID-19 y demás”.

Ella, que también es mamá de Renata, afirma que “(…) Muchas madres, sobre todo en cabeza de hogar y sin mayor alternativa para los hijos, por ejemplo, que trabajan en la calle, se han visto muy afectadas y no tienen recursos que les permita que sus hijos accedan a una educación virtual. No cuentan con implementos como computadores e internet… Por otro lado, las mamás profesionales, nos vemos sometidas a trabajar en muchas ocasiones en horarios muy extendidos de trabajo, incluso por temor a ser despedidas”.
 
Es importante tener en cuenta que las implicaciones de la pandemia se ven en el modo de vida y traspasan la esfera personal, familiar, laboral y de convivencia. La salud mental ha sido una de las más afectadas en las mujeres por el cansancio físico, y emocional; el temor por las situaciones que pueden vivirse en el afuera, la violencia, la economía en el contexto lejano o cercano que hace que se aumente el estrés y no haya procesos de contención emocionales.

“Las consecuencias a mediano y largo plazo incidirán, además, en el estado de ánimo. Entre confusión, temor al futuro y ansiedad generalizada, lo que se refleja en la socialización secundaria; por ejemplo, los niños que han estado alejados de otros pares. Tal vez para ellos va a ser difícil volver a encontrarse, porque han estado muy sometidos a las pantallas y deben adaptarse nuevamente con ese mundo exterior. Se aumenta la deserción escolar, especialmente de los jóvenes que necesitan acompañarse de personas de su edad y hay un arraigo muy fuerte de los aspectos identitarios; además de estar agobiados, sentir soledad, su futuro cercano”, termina diciendo Yuri.

A esto, sumamos el aumento sustancial de abusos y violencia intrafamiliar en contra de las niñas y mujeres, que son cosas que, a corto plazo, van a ser difíciles resarcir. En este sentido, las instituciones deberían hacer un mayor acompañamiento a las mujeres que tienen hijos. Esta situación puso en evidencia en términos de salud pública, la cotidianidad de la mujer, sus roles en la casa, la sociedad; algo que es muy complejo porque muchos de los hijos aún siguen en casa y el retorno a las actividades escolares implica muchas cosas que no se han previsto, y el cuidado tendría que trasladarse a alguien más. 

Las mujeres están asumiendo la emergencia de los cuidados, el trabajo doméstico remunerado y no remunerado, y están en primera línea en el sector de salud, situación que no solo conlleva mayor riesgo de contagio, sino que también, impactos evidentes en su salud mental”, afirmó Alejandra Mora, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por su parte, la Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María Noel Vaeza, indicó que las mujeres y las niñas se ven especialmente afectadas por la pandemia y están soportando una gran parte del estrés en el hogar. “La socialización de las mujeres en el marco de la división sexual del trabajo las ha puesto en una posición de postergación de sí mismas y desproporcionadamente pendientes de las necesidades de las demás personas. A medida que la pandemia profundiza el estrés económico y social, la violencia contra las mujeres está intensificando lo cual tiene graves consecuencias para su salud mental.”, manifestó (1).

Esta es desafortunadamente una situación que se vivencia en muchos lugares del mundo, la mujer ha tenido una mayor presión en el marco de la pandemia tal como lo afirman expertos y muchas mujeres, especialmente cabezas de hogar.

Este tiempo se ha convertido en un reto muy grande. Siempre desee tener espacio en casa, para compartir con mis niños. En pandemia pasé por varias etapas: primero felicidad por estar con ellos, en una segunda me di cuenta que asumía dos trabajos en una jornada… Conectada en reuniones, trabajando, pendiente de tareas del mayor, del bebé, la alimentación… Sin ayuda de otra persona entonces fue muy muy complejo entre la jornada laboral y doméstica, un tiempo muy duro. Aprendí que soy una mujer muy fuerte y vi realmente de lo que estaba hecha. Fueron muchas jornadas duras y de alto estrés, ansiedad, madrugando mucho, trasnochando, con falta de sueño a veces por tiempo con mi bebé. Tuve un episodio en el que por debilidad me desmayé y en ese momento terminó cuarentena y me tocó recurrir a la red de apoyo”, expresó Diana Soto, mujer, madre de José Luis e Isaac y empleada. Finalmente, en la tercera etapa, me logré adaptar gracias al apoyo de las personas cercanas y compañeras de trabajo que siempre estuvieron muy pendientes de mí. 

Ella manifiesta además que, a pesar de que te aconsejan poner horarios y organizar, en la práctica es muy distinto, porque los niños tienen otro tipo de dinámicas y somos las madres quienes más tenemos que asumir la responsabilidad. 

Por su parte, Natalia Corrales habla desde su experiencia en un sentido parecido y menciona la inmensa responsabilidad que ha implicado. Valora el tiempo que ha podido compartir con sus pequeñas y la tenacidad a la que se ha sometido para cumplir sus roles como mujer, esposa, madre y profesional: “Si necesitamos más apoyo de la sociedad, de los empleadores en esos diversos roles; que el desayuno o almuerzo se demora un poco más porque ya son otras dinámicas que requieren que quienes nos rodean comprendan estas situaciones”, termina diciendo.

En este sentido, y teniendo en cuenta esta situación, llamo la atención sobre una investigación de Mujeres en el lugar de trabajo había encontrado que, debido a los desafíos creados por la crisis de COVID-19, hasta dos millones de mujeres están considerando dejar la fuerza laboral. Si estas mujeres se sienten obligadas a hacerlo, terminaremos con menos mujeres en el liderazgo, y menos mujeres en camino de ser líderes en el futuro (2).

La posibilidad de perder tantas mujeres de alto nivel es alarmante por varias razones: las investigaciones muestran que las ganancias de la empresa y el rendimiento de las acciones pueden ser casi un 50 por ciento más altos cuando las mujeres están bien representadas en la cima.  Más allá de eso, las mujeres de alto nivel tienen un impacto amplio y significativo en la cultura de una empresa. Son más propensas que los hombres de alto nivel a adoptar políticas y programas favorables a los empleados y a defender la diversidad racial y de género: más del 50 por ciento de las mujeres de alto nivel dicen que constantemente adoptan una postura pública a favor de la equidad de género y raza en el trabajo, en comparación con alrededor del 40 por ciento de los hombres de alto nivel…

Que esta sea una oportunidad para apoyar más a las mujeres, para valorarlas y para que sigan liderando grandes procesos e instituciones que han permitido avanzar en todos los ámbitos políticos, sociales y económicos de la historio de nuestro País y del mundo.

 

1. https://www.paho.org/es/noticias/17-7-2020-lideres-mujeres-llaman-integrar-salud-mental-respuesta-al-covid-19 
2. La crisis del COVID-19 podría hacer retroceder a las mujeres media década. https://www.mckinsey.com/featured-insights/diversity-and-inclusion/women-in-the-workplace# 
 

 
Universidad de Antioquia | Vigilada Mineducación | Acreditación institucional hasta el 2022 | NIT 890980040-8
Recepción de correspondencia: calle 70 No. 52 - 21 | Apartado Aéreo 1226 | Dirección: calle 67 No. 53 - 108 | Horario de atención
Conmutador: [57+4] 219 8332 | Línea gratuita de atención al ciudadano: 018000 416384 | Fax: [57+4] 263 8282
Peticiones, quejas, reclamos, sugerencias, denuncias, consultas y felicitaciones
Política de tratamiento de datos personales
Medellín - Colombia | Todos los Derechos Reservados © 2020